Home Opinión Columnas La iglesia en Comunión y Misión
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

La iglesia en Comunión y Misión

Correo Imprimir PDF

SANABRIA.OBISPOLa Palabra de Dios de este domingo expresa un fuerte contenido eclesial. Jesús ha venido realizando una labor intensa en la formación de sus discípulos, que los quiere no como creyentes aislados sino como miembros de su comunidad religiosa.

El escritor uruguayo: Eduardo Galeano, autor del famoso libro: ‘Las venas abiertas de América Latina’, cuenta un caso ocurrido en aquellos tiempos de la dictadura militar. Hoy nos parece mentira que hubieran podido suceder tales cosas. Había presos políticos encarcelados en celdas similares a un panal, en donde tenían que permanecer totalmente aislados sin poder comunicarse con nadie. Lo hacían para que los presos se volvieran locos

Cuenta que dos presos políticos pudieron salir sanos y salvos de aquellas celdas porque consiguieron comunicarse por medio de una especie de alfabeto morse. Pequeños golpecitos en la pared los tenía en comunicación permanente. Desde sus celdas contiguas iban hablando, se comunicaban de alguna manera y todos los días, guardaban ese contacto humano. Al cabo de mucho tiempo salieron ilesos. No perdieron la cabeza, consiguieron mantener su salud mental porque se mantuvieron en contacto.

Aislar e impedir cualquier vínculo con los demás, es una estratégica demoníaca que tritura y destruye al ser humano, a la familia, a la iglesia y a la sociedad. Somos seres en relación. Los vínculos son esenciales en la vida humana y eclesial. Todo grupo requiere para su subsistencia que sus integrantes se encuentren, se conozcan y establezcan relaciones profundas. El Señor ha venido trabajando en sus discípulos con el propósito de conformar su Iglesia, de la cual espera dos frutos maduros, el fruto de la comunión y el fruto de la misión.

¿Cómo debe ser una iglesia en comunión? Jesús tiene claridad absoluta en este campo por eso insiste hasta el cansancio que su iglesia debe ser una comunidad de hermanos que se aman y establecen vínculos muy fuertes de amistad. Dice Jesús “Éste es mi mandamiento: que se amen unos a otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a ustedes los llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre se lo he dado a conocer” (Jn 15, 12 – 15).

La iglesia es la comunidad de amigos en Jesús. Dice la carta de san Juan “En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Hijo único, para que vivamos por medio de él.” (Jn 4, 8). La Iglesia debe ser una comunidad cristiana, es decir que tiene como centro a Jesús el Señor; él es la razón de ser de la Iglesia; Jesús es el que convoca y mantiene unida a su comunidad. La Iglesia debe ser una comunidad de servidores, donde cada uno está dispuesto a dar su vida por los hermanos. La Iglesia debe ser una comunidad abierta a todos y que supera las fronteras culturales y geográficas, como lo entendió Pedro en los orígenes de la Iglesia: “Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea” (He 10, 35)

Esto nos debe cuestionar profundamente a todos los creyentes hoy, cuando vivimos en un mundo interconectado hasta la saciedad, todo lo sabemos y todo lo publicamos de manera inmediata; pero es un mundo de relaciones virtuales, impersonales, distantes, supeditadas a una pantalla. Eso está destruyendo las familias y las comunidades cristianas. Muchos han quedado viviendo su fe desde lejos, desde la virtualidad, sin contacto personal con los demás creyentes. Aunque vivamos bajo el mismo techo o en el mismo sector, estamos encerrados en nuestro propio panal, a punto de enloquecer por la soledad. Tenemos que recuperar urgentemente el encuentro, el diálogo, la fraternidad, la oración en común que son lenguajes siempre válidos para salir ilesos de una catástrofe de creyentes solos. Nuestra Iglesia es una comunidad de hermanos que se encuentran, que enfrentan y superan dificultades, que celebran juntos su fe.

¿Cómo debe ser una iglesia misionera? Remarquemos que la iglesia no es una comunidad encerrada buscando su propio bienestar, sino que es misionera, es responsable del anuncio del evangelio al mundo entero; su misión es hacia fuera. Jesús dice que no fuimos nosotros quienes elegimos al Señor, sino que somos una comunidad elegida por él, y que nos ha destinado para que vayamos y demos fruto, y nuestro fruto dure (Cfr Jn 15, 16). El salmo nos recuerda la dimensión universal de la salvación, por eso repetimos esta antífona, “el Señor revela a las naciones su salvación” (Salmo 97).

Tengamos por cierto que contamos siempre con el respaldo del Señor, pues él mismo ha dicho: “De modo que lo que pidan al Padre en mi nombre se lo dé (Jn 15, 17). No olvidemos que los grupos apostólicos, los equipos de servicio, las comunidades eclesiales misioneras somos comunidades eclesiales elegidas, comunidades enviadas, y comunidades respaldadas.

Este es otro desafío para los creyentes y para la Iglesia. No basta con que cada uno de nosotros, de manera individual crea en Dios. Es necesario construir comunidades de creyentes. Hay muchos que se han alejado del Señor. Otros han dejado enfriar su fe y han caído en la indiferencia. La mayoría de los creyentes no nos sentimos responsables de la salvación de nuestros hermanos. Es una obligación de todo creyente y de la comunidad eclesial buscar a los que han extraviado el camino, anunciar el evangelio a quienes no conocen al Señor o han perdido la fe. Somos iglesia misionera, y en nuestras manos el Señor puso su evangelio para que lo transmitamos y el mundo se salve por Cristo.

Estos son mi madre y mis hermanos, los creyentes que conforman comunidades de hermanos, solidarias y unidas en torno a Jesús y, como María, llevan a todos el mensaje de Cristo.

-------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresan.

 

 

Welcome Caribe

Elisleno_209_-_1.jpg

Welcome214-1.jpg

BANNER-LATERAL-WELCOME.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

RM____EL_ISLEÑO.png

 BANCO_REPUBLICA_ssdadfARCHIVO.jpg

WhatsApp_Image_2024-06-06_at_7.32.39_AM.jpeg

DoIt.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02