Home Cultura Eventos Guardianes de la memoria sonora en el Archipiélago de San Andrés
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

Guardianes de la memoria sonora en el Archipiélago de San Andrés

Correo Imprimir PDF

436153203_10232023749480370_8164259941774054819_n.jpg

La memoria es una función del cerebro que permite al organismo codificar, almacenar y recuperar la información del pasado. Hay diferentes tipos de memoria. La memoria de corto plazo almacena información por unos pocos segundos o minutos. La memoria de largo plazo la guarda por un período más largo de tiempo.

Pero, la memoria sonora y musical es esa inconmensurable habilidad para recordar lo oído en el orden y secuencia apropiada a tiempo real o diferido. Como sucede con los coleccionistas musicales o guardianes de la memoria.

El escritor e investigador musical Sergio Santana Archbold; el melómano y coleccionista de vinilos de 78 RPM José Mow; y el curador, coleccionista e investigador musical, Carlos Mojica, fueron los encargados de llevarnos de la mano, el oído y la memoria por un viaje sonoro, anecdótico y evocador; realizado el jueves 11 de abril en marco del conversatorio “Arte y cultura del vinilo en el archipiélago”, en la biblioteca del Banco de la República.

Siendo este, un encuentro lleno de recuerdos, datos y detalles de la música, las voces, los sonidos y las historias que conforman una parte fundamental de nuestra memoria personal, y a la misma vez, ayudan a construir la memoria colectiva de las islas.

Desarrollo del conversatorio

Santana, Mow y Mojica fueron relatando con la sencillez y espontaneidad de su lenguaje hablado, un montón de anécdotas en torno a su pasión. Donde fueron tocando aleatoriamente diferentes temáticas alrededor de la música de las islas, la salsa y el rol de los vinilos como activadores de la memoria.

El ejercicio de los panelistas en el auditorio principal del Centro Cultural fue capturando al público que asistió en un gran número, una mitad jóvenes y otra mitad adultos, quienes llegaron al evento colmados de bastante curiosidad, y a medida que pasaban los minutos y las intervenciones, se fueron acomodando y dejando llevar por tan interesante temática. Resultando un encuentro agradable y participativo, donde muchos lograron cubrir sus expectativas.

La música que pincharon estos especialistas nos llevó de regreso a nuestros recuerdos. Activándolos. Desde quién canta la canción, en qué momento y donde la escuchamos por primera vez. Que estábamos haciendo y como eran nuestras vidas en esos momentos. Eso es lo que la música logra en nuestra mente. Trayendo una catarata de remembranzas. La música es inseparable de las emociones. Siendo como la llamó el filósofo Immanuel Kant: “un arte vivificador”.

Hubo espacio para casi todos los ítems a tratar. Incluso, Santana y Mow, hicieron un recuento de sus inicios como coleccionistas, sus búsquedas y encuentros con otros coleccionistas. Obviamente con los discos de vinilos y los músicos que los grabaron. Permitiendo darle un breve reconocimiento y homenaje al locutor, comentarista y programador musical Víctor Daza Zarate, quien, por más de 45 años, ha sido uno de los principales impulsores de la música salsa en la radio isleña.

También mencionaron e hicieron recordar otros nombres entre los asistentes. Otros coleccionistas isleños relevantes. Tal es el caso de Blas Hooker de Armas, pionero en programar y difundir la música reggae en el archipiélago a través de la famosa emisión radial de ‘International Explosion’, un espacio que maravilló a los oyentes de San Andrés y Providencia en los años 80’s y 90’s.

La dinámica del diálogo nos fue llevando por distintos rincones de San Andrés, a lugares como el almacén ‘El Rinconcito Musical’, que fue un sitio fundamental en el comercio de vinilos y acetatos para que estos coleccionistas se dejarán llevar por su pasión. Así, poco a poco, y paso a paso, fueron creando sus inmensas recopilaciones que algún momento de sus vidas llegaron a ser inconmensurables.

Edificándose como coleccionistas raros y diferentes, que no actúan como coleccionistas; así mismo se definieron. “Fuera del molde de un típico melómano devorador de vinilos y sus santos rituales con cientos, miles de acetatos de música estupenda acopiada y organizada exclusivamente por y para ellos”.

Por su parte José Mow, un especializado y reconocido coleccionista de San Andrés, quien en algún momento de su vida logró recopilar poco más de 5000 discos, nos relató cómo surgió su pasión y casi que obsesión por la música salsa. Y como hoy en día, luego de vender dicha colección, el resultado de años acumulando álbumes en vinilo de distintos artistas de la música puertorriqueña, cubana y neoyorquina; se mantiene guardando discos, pero con otra perspectiva. Dejando claro que: “la salsa no es un género musical específico. Ya que combina diversos géneros, por tal motivo no se encuadrar y definir como una sola forma de hacer música”.

En un instante especial del encuentro, dejaron caer la aguja del tocadiscos sobre los surcos de un acetato, reproduciendo los sonidos de la música de Rene Grand y su Grand Combo New York. En palabras de Santana: “Musico pionero de la salsa en nuestro país. Y artista de culto entre los melómanos”. Casi que desconocido entre muchos de los espectadores, se podría decir. Y para asegurar que este último detalle vaya cambiando, el coleccionista donó al centro cultural los dos álbumes en acetato que el músico sanandresano grabó en la gran manzana. Entregó además a Irma Bermúdez Davis, directora de la biblioteca, los 15 libros que ha publicado hasta la fecha el autor.

Legado del patrimonio histórico

Una pregunta que se hicieron los propios panelistas antes de finalizar su intervención fue: ¿Qué pasa con las colecciones de discos, cuando fallece su propietario, y su viuda o hijos, no saben el valor de dicho patrimonio histórico para nuestra comunidad?

Los panelistas instaron por la creación de una fonoteca para San Andrés, donde se pueda preservar la memoria sonora del archipiélago, para que las generaciones futuras puedan acceder a las selecciones musicales tanto de las islas como del Caribe. Antes de que los archivos musicales caigan en riesgo de extinción. Generando así una función social y un valor cultural, ya que es necesario seleccionar, ordenar, describir, preservar y difundir todos los documentos sonoros que construyen la discografía del archipiélago.

Lo anterior, toda vez que para estos investigadores y coleccionistas es clave cada detalle de un disco. Desde la carátula del álbum, el respaldo con la información, la funda, el vinilo y hasta lo que no dicen los acetatos. También como disfrutar esa experiencia de escuchar la música en este formato analógico, que data de 1948, cuando la compañía Columbia Records, los introdujo a la industria discográfica.

Epílogo

Esta actividad cultural es el segundo simposio que realiza la biblioteca del Centro Cultural del Banco de la República en San Andrés. Hay que recordar que estuvo en agenda un primer encuentro a principios de marzo de 2024. Cuando se trató sobre la “Historia musical del Calypso y Reggae en LP”, con panelistas como Elkin Llanos, músico y comunicador; Marlon Acosta, músico sanandresano, miembro de la agrupación Creole; y Joe Jessie, sociólogo, coleccionista.

Todos los investigadores, coleccionistas y músicos anteriormente mencionados, con sus antologías personales de música, sapiencias y participaciones son sin dudas algunos de los guardianes de la memoria musical de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

 

Última actualización ( Domingo, 14 de Abril de 2024 03:28 )  

Welcome Caribe

Elisleno_209_-_1.jpg

Welcome214-1.jpg

BANNER-LATERAL-WELCOME.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


321684987.png

CASABLANCA.CUADRADO

FLYER_13_DE_JULIO-02.jpg

 BANCO_REPUBLICA_ssdadfARCHIVO.jpg

WhatsApp_Image_2024-06-06_at_7.32.39_AM.jpeg

DoIt.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02