Home Ambiental Ambiental Las poblaciones de pez loro seguirían estando a la baja
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

Las poblaciones de pez loro seguirían estando a la baja

Correo Imprimir PDF

pez_loro.jpeg

A propósito de la Semana Mayor y con el consabido aumento en el consumo de pescado de los llamados ‘días santos’, EL ISLEÑO consultó con autoridades de San Andrés acerca de la disminución de la población de pez loro (parrot fish); y sobre los controles que se ejercen para evitar su captura dirigidos a los pescadores artesanales y a los comerciales (incluyendo extranjeros).

Para comenzar, es necesario recordar la importancia que tienen estos herbívoros, dado que consumen la abundancia de algas que crecen en los corales, ayudándolos a tener un balance de las mismas (necesarias para su proceso de fotosíntesis); al tiempo que sus heces, se convierten en parte la blanca arena que engalana las playas del Archipiélago.

Dada su alta vulnerabilidad, a causa de prácticas no sostenibles como la sobrepesca, la pesca ilegal y la pérdida de su hábitat, la Corporación Ambiental Coralina expidió en 2019 la Resolución 369, por la cual “se establecen restricciones para la captura y comercialización de los peces loros y otros herbívoros y omnívoros, tendientes a la conservación del ecosistema coralino…”.

Así mismo, todas las especies de pez loro (14 viven en aguas de las islas), fueron incluidas en la Resolución 1912 de 2017, del Ministerio de Ambiente, donde se establece el ‘Listado de especies amenazadas de la diversidad biológica colombiana’.

Hablan los expertos

De acuerdo con la médica veterinaria Diana Castaño, estudiante de la Maestría en Ciencias-Biología - Línea Biología Marina, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Caribe, se estima un declive de este pez de más del 40% en los últimos años.

Ante esto, el coordinador de Áreas Protegidas de Coralina, Nacor Bolaños, explicó que básicamente lo que hace Coralina es reforzar, con campañas de educación ambiental lo fundamental de esta especie para el Archipiélago; además de impartir una serie de reinducciones y “medidas blandas” a quienes son vistos, en flagrancia, capturando o vendiendo este tipo de pez.

“Pero en algún momento tendremos que tomar medidas más contundentes, porque todavía seguimos insistiendo en que ‘no se puede hacer', que ‘hay una normatividad que lo prohíbe', etc.; pero en ocasiones, uno da la vuelta a la isla y se observa cómo los mismos pescadores artesanales, dentro de sus faenas (sobre todo los que hacen buceo a pulmón y cazan con arpón) traen básicamente pez loro”, afirmó el funcionario.

En línea con lo anterior, el biólogo enfatizó en que es lamentable que, pese a todas las campañas de sensibilización que se han hecho a lo largo de los años, aún haya personas que lo siguen haciendo, incluyendo individuos de la población étnica raizal.

Comentó, igualmente, que esa práctica también la ejercen pescadores de otros países, haciendo faenas ilegales dentro del departamento, lo que conduce a la inmovilización de las embarcaciones y a la captura de sus tripulantes, por cuenta de la Armada de Colombia.

Diferencia de percepciones

De otro lado, el secretario de Agricultura y Pesca del departamento, Christian Harvey, señaló que, aunque el ejercicio de control y vigilancia es principalmente de Coralina, como se trata de una norma que protege a la especie en el Archipiélago y, por ende, rige en todo el territorio, durante sus visitas a los distintos establecimientos, cuando ven una violación a dicha prohibición, decomisan el producto y dan aviso a la autoridad ambiental para que haga presencia e imponga las sanciones respectivas.

Sin embargo aseguró (sin negar la merma en sus poblaciones), que la pesca de parrot fish es una situación que muy poco se ve en la isla, y que más bien se trata de una actividad ilegal que ejercen pescadores en barcos foráneos, procedentes de Puerto Rico, Honduras y Nicaragua, principalmente.

“Yo soy hijo de pescadores y en San Andrés eso no hace parte de la despensa del departamento, no es comercial; aquí la gente no consume pez loro como en otros países, donde sí es muy apetecido. En las mesas de venta de los pescadores, o en cualquiera de las cooperativas de la isla, uno no encuentra ese pescado”, aseguró el funcionario.

Por eso —en sus palabras— los controles hay que hacerlos efectivos en el mar; y que se extienden no tanto a las embarcaciones locales, sino hacia las extranjeras, a las que normalmente se les incautan hasta toneladas de pesca ilegal, incluyendo loros.

Por último, Harvey afirmó que “Dentro de las triadas de vigilancia y control, porque estamos en veda de la langosta, hasta el momento no hemos encontrado un sólo pez loro en los congeladores de las comerciantes de mariscos. Y en nuestras acciones, también incluimos un trabajo de toma de conciencia frente a lo que no se debe consumir”.

Así las cosas, se espera que en esta Semana Mayor, el hombre reflexione y haga suyas las sagradas enseñanzas del Señor respetando y haciendo respetar la vida de esta especie vital, amenazada y en vías de extinción.

Última actualización ( Jueves, 28 de Marzo de 2024 04:10 )  

Welcome Caribe

Elisleno210_-_1.jpg

Welcome215_-_1.jpg

BANNER-LATERAL-WELCOME.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

REVISTA_WELCOME_Mesa_de_trabajo_1_1.jpg

WhatsApp_Image_2024-06-06_at_7.32.39_AM.jpeg

DoIt.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02