Home Opinión Columnas El beso más hermoso de mi vida
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

El beso más hermoso de mi vida

Correo Imprimir PDF

SANABRIA.OBISPOAparece en este domingo el tema de la exclusión en sus múltiples formas, precisamente en el día en que celebramos la jornada mundial del enfermo. Saludamos con gran afecto a todos los enfermos y les recordamos su misión de hacer de su dolor un ofrecimiento a Dios; pero también llamamos a la comunidad y a los responsables de la salud, a luchar buscando sanidad, y hacer visible aquí y ahora el reinado de Dios.

En las lecturas aparece la lepra, una enfermedad incurable y causante de exclusión religiosa porque los leprosos no podían celebrar su fe en comunidad, ni gozar supuestamente del favor de Dios; esto les causa un dolor espiritual profundo. Además, al no haber cura para esta enfermedad la única solución era marginarlos de la vida social, lo cual acarreaba un fuerte dolor adicional. La crueldad de la exclusión queda consignada en el libro del levítico: “El que haya sido declarado enfermo de lepra andará harapiento y despeinado, con la barba tapada y gritando: "¡Impuro, impuro!" Mientras le dure la afección, seguirá impuro; vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento.» (Lev 13, 44 – 46).

La exclusión, según los expertos se expresa de varias maneras. Una de las más preocupantes es la exclusión económica, que afecta a quienes que no tienen acceso a los recursos y servicios necesarios para su subsistencia básica; se concreta en desempleo, trabajos precarios con bajos salarios, ancianos en situación de pobreza, precariedad de servicios públicos y de la salud. Existe la exclusión educativa, que se refleja en la falta de acceso a la educación; afecta a niños y jóvenes pobres o marginados. Está la exclusión causada por la discriminación de género, raza, orientación sexual, religión u origen étnico. Esto se conoce como exclusión social cultural, y puede llevar a la marginación y la estigmatización de ciertos grupos sociales.

En el evangelio encontramos al gran promotor de la inclusión, al Señor Jesucristo, el único Salvador. Esto lo vemos cuando “se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: Si quieres, puedes limpiarme. Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: Quiero: queda limpio.” (Mc 1, 49 ss). Es la reacción desesperada de un excluido que ve en Jesús su única esperanza y acude confiado. Jesús nos da tres claves para luchar contra la exclusión.

La primera clave es sentir compasión. La compasión brota del corazón sensible; requiere un corazón movido por un amor grande, que se indigna ante el sufrimiento del hermano y comienza el trabajo de mostrar ternura y buscar cómo aliviar el sufrimiento. La misión de Jesús queda clara, reacciona con fuerza ante el sufrimiento y el aislamiento de los más pobres y lucha contra todo aquello que es contrario a Dios y a su proyecto para la humanidad. Si queremos encontrar a Dios, tenemos que meter a los pobres en nuestro corazón, porque Dios, con toda su fuerza, está en el pobre y el marginado.

La segunda clave es realizar gestos compasivos y pronunciar palabras alentadoras. Ante el leproso, Jesús lo tocó y le habló. Gestos y palabras son la manera de actuar de Jesús ayer y hoy. Eso mismo sucede en los sacramentos, allí se juntan los signos, como derramar agua, ungir, imponer las manos, partir el pan, bendecir, pero no son signos mudos, pues van acompañados de palabras que muestran la misericordia de Dios, como las del salmo de hoy: “tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación” (Sal. 31).

Pero hay otros gestos de ternura muy bellos como el de aquella visitadora voluntaria que conoció a Federico quien padecía una parálisis progresiva incurable, y estaba interno en una fundación benéfica. Tenía unos 40 años y era padre de una niña de 12. Un día, en un encuentro de enfermos conoció a una visitadora voluntaria, que desde que quedó viuda dedicaba su tiempo, esfuerzos y dinero a las personas enfermas y necesitadas.

A la hora de la comida, Federico esperaba que alguien se diera cuenta de que él no podía llevarse nada a la boca, porque sus manos permanecían inmóviles sobre las rodillas. Esta mujer fue quien le dio de comer aquel y otros muchos días. Ella cuenta que una vez que lo encontró muy decaído, Federico se atrevió a decirle: Querría pedirle un favor. ¿Me lo hará?
Quisiera que me diera un beso en la frente. Le di el beso con la mayor naturalidad que pude, con gran afecto y ternura, como lo hubiera dado a un hermano mío enfermo o a mi madre. Después me dijo, emocionado, ¡Gracias! Y esta voluntaria termina así su testimonio: Dios sabe que fue y ha sido el beso más hermoso de mi vida. Aquel beso iba dedicado a un Cristo sufriente. ¿Cómo podía yo negarme a darle un beso con todo el afecto y la ternura de mi corazón?"

La exclusión exige de nuestra parte hacer gestos de amor; y hablar ante quien corresponda con el fin de eliminar la exclusión. Gestos y palabras son herramientas fundamentales para ayudar a que haya una sociedad más equitativa, solidaria y fraterna.

Tercera clave, servir sin triunfalismo, buscando solo la gloria de Dios. Escribe san Pablo: “Cuando coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para gloria de Dios. No den motivo de escándalo a los judíos, ni a los griegos, ni a la Iglesia de Dios, como yo, por mi parte, procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propio bien, sino el de la mayoría, para que se salven”. (1 Cor 10, 31 – 11, 1) No busquemos ganancias, aplausos, medallas, placas de reconocimiento, eso sería aprovecharnos del sufrimiento ajeno para ganar gloria propia. Que solo aparezca la gloria de Dios.

Que no pase este domingo sin un gesto de amor y una palabra de aliento a los enfermos, que son el mismo Cristo sufriente que vive con nosotros. Madre Santa, nuestra Señora de Lourdes, intercesora de los enfermos, te encomendamos especialmente a los enfermos excluidos del afecto familiar y de los sistemas de salud. Intercede por ellos. Amén.

 

 

Welcome Caribe

Elisleno_209_-_1.jpg

Welcome214-1.jpg

BANNER-LATERAL-WELCOME.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

RM____EL_ISLEÑO.png

 BANCO_REPUBLICA_ssdadfARCHIVO.jpg

WhatsApp_Image_2024-06-06_at_7.32.39_AM.jpeg

DoIt.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02