Home Opinión Columnas El día que no conoce el tiempo
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

El día que no conoce el tiempo

Correo Imprimir PDF

Tatiana.Howard.RegifoSe abrió espacio en la sala para el ataúd. En la casa de madera no cabía el lamento de la madre. Los allegados se quedaron en la puerta. En el patio se colgaron los gritos. Era domingo, su madre le concedió permiso para ir de paseo. Al medio día se ahogó. Yo también era una niña. Crecí viendo como los domingos se hacían sagrados. No tenía permitido ir al mar.

Semanas atrás, un domingo, me encontré con un grupo de niños jugando en el mar al oeste de la isla. Uno de los niños jugaba en el arrecife. Los otros niños chapoteaban en el agua. Me atreví a preguntar si tomaría un baño. Respondió que no. Y acentuó: es domingo. Se me pasmó el cuerpo.

Escudriñé en la memoria y se hizo líquida una imagen mía con un vestido azul satinado de encaje esperando el autobús de la iglesia en la acera a las ocho diez y siete minutos de la mañana. Ese día se vestía de azul celeste. Los vestidos de niña esparcían la infancia hasta la iglesia.

Lo que conozco de las cosas y de los otros tiene que ver con los domingos. Desde niña supe de las desapariciones en alta mar. Nunca niños como ahora. Se murmuraba y lloraba con los labios apretados. Lo que conozco de las cosas son las historias que los otros me cuentan. Lo que conozco de las personas es que las mujeres viudas visten de luto cualquier gesto de amor. Los gatos maúllan su soledad y la calentura del corazón.

El centro o norte de la isla tenía que ver con lo festivo: el 20 de julio y Halloween. Las fotos se tomaban en un solo lugar. Un recinto pequeño alfombrado, decorado con flores y butacas de color rojo. Las fotos se entregaban después. Las niñas se parecían. El fotógrafo evitaba los esfuerzos. San Luis reunía mi infancia en la bahía. No se escurre el tiempo. La mujer sigue de luto.

El domingo se hace con el acontecimiento. El mar ajeno a todo, le da forma al suceso. Mariposas nocturnas aletean en el encaje del velo. El niño no entrará al mar. Su madre le prometió que lo traerá al día siguiente lunes de fiesta. Sigo en el mar y en las palabras de aquel niño.

-------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresan.

 

 

 

Welcome Caribe

Welcome_213_-_1.jpg

elisleno_205_-_1.jpg

BANNER.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

RM____EL_ISLEÑO.png

Banner_skechers.jpg

DoIt.jpg

TRASH_BUSTERS.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02