Home Cultura Cultura La Feria del Libro que encalló en Providencia y Santa Catalina
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

 Imagen1.png

La Feria del Libro que encalló en Providencia y Santa Catalina

Correo Imprimir PDF

Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No  Repetición - La Cháchara

La Feria Insular del Libro de San Andrés (FILSAI) 2021, se desarrolló esta vez en Providencia y Santa Catalina, congregando en aquel mágico lugar –que aún se repone del impacto físico y moral del huracán Iota–, a narradores, escritores, poetas, periodistas, historiadores, músicos y artistas escénicos, como una oportunidad para sanar el corazón a través de la palabra.-Entrevista

La feria recorrió del 22 al 26 de septiembre múltiples actividades para niños y adultos, presenciales y virtuales, que no solo se redujeron a expresiones artísticas diversas, sino que se nutrieron con los relatos de su público afectado hace casi un año por el fenómeno natural.

En entrevista con EL ISLEÑO, la escritora María Matilde Rodríguez, directora de Mamaroja Company, relató aún emocionada, la incalculable satisfacción que le produjeron –a pesar de todas las previsibles dificultades– esos días donde la literatura y el arte encallaron en la Divina Providencia.

Sed de lectura

Al respecto de cómo fue el recibimiento de sus moradores y de cómo fueron los preparativos para la realización de una versión de la Feria de Libro tan poco tradicional, el alma viva detrás del certamen, comentó:

“El recibimiento fue maravilloso; fue solidario, acogedor. Lo puedo describir, como que nos recibieron con una sed de que ocurrieran este tipo de acercamientos a través del arte, la cultura, la danza, la música, el teatro y obviamente la literatura…

Y digo que con ‘sed’, literalmente, porque llevamos casi dos toneladas de libros, conseguidos a través de compras y donaciones, estos se pusieron en un estanque y cada tres horas teníamos que abastecerlo. Se agotaron al tercer día en la mañana…

El acercamiento se hizo bajo la lógica de que teníamos que llegarle a toda la comunidad, siendo la más amplia la académica, la de los colegios; pero también debíamos llegar a la desescolarizada, que está en una edad de difícil acceso…

Por eso pensamos desde un principio trabajar en los colegios, en bibliotecas y en espacios públicos; y para ello, la Alcaldía hizo un aporte valiosísimo: poner a nuestra disposición a las bibliotecólogas, que tienen un gran conocimiento del territorio…

Sin embargo, las dificultades fueron grandes, porque encontramos unas islas donde los colegios son temporales, las jornadas laborales son mínimas y donde no existe todavía un transporte eficiente, porque la mayoría está ocupado en la reconstrucción. Adicionalmente, la gente está enfrascada en lo fundamental, que es garantizar su vida y la recuperación de sus viviendas…

Así que nos fuimos una semana antes a hacer la preproducción del evento, a mirar dónde iban a quedar las carpas, cómo nos íbamos a instalar, donde se iban a hospedar las personas que llevamos, porque como se sabe, aún no hay muchos sitios abiertos para los visitantes...

Teníamos que programar dónde iban a cenar, qué refrigerios se le iban a dar a los niños, dónde se iban a instalar los libros, cómo se iban a transportar los talleristas…”.

Campamento por la Dignidad

La FILSAI de este año fue una feria muy diferente. Bajo el título de ‘Taak to me’ (háblame), este encuentro con las palabras y las letras de aquí y de allá, guardaba el propósito solidario y principal de escuchar las voces de los providencianos.

“Nosotros fuimos a escuchar la necesidad de contar que tiene el pueblo de Providencia y Santa Catalina; y cuando llegas así, con una vocación de escuchar, quienes ejercemos la literatura o la tenemos como oficio desde diferentes ángulos, tenemos que ir a todos los lugares…

De ahí que el acercamiento con los grupos focales fue diferente: nos acercamos a unos padres, a través de una convocatoria masiva y la exposición de libros; llegamos a los colegios, a través de la Alcaldía y las bibliotecólogas; nos dirigimos al público en general, a través de los amigos y artistas que nos conocen en la isla…

Por ello tenemos especial gratitud, además, con ‘Sweet Island’ y con la Junta de Acción Comunal de Santa Catalina, que nos abrieron un espacio mítico y maravilloso. Y claro, al Campamento por la Dignidad, que, por tratarse de un pensamiento de disidencia, pues nosotros también teníamos que llegar ahí, al seno de esa efervescencia cultural.

Se trata de 380 pescadores, con una confederación que tiene un pensamiento que no milita en lo oficial pero sí en lo estético, con intereses por la música, en cómo se está viendo el mundo desde otros lados y cómo se ven ellos mismos”, manifestó la Rodríguez.

Suficiencia trilingüe

A diferencia de lo que cree mucha gente, en Providencia no hay problemas de comunicación. Así lo reafirma la directora de FILSAI, su gente tiene competencias lingüísticas muy eficientes, además, los artistas, escritores y talleristas ya estaban preparados para el público que los recibiría. De esta forma, los talleres se pudieron desarrollar en inglés, español y en creole. Inclusive, una obra de teatro se desarrolló a las tres.

Durante esta interesante programación se lanzaron los libros: ‘Copra’ de Hazel Robinson y ‘Clamor of the islands’, del también providenciano Martín Pomare, una obra en inglés y en español.

Así mismo, el libro de Ana Márquez, ‘Land and Sea’ / ‘Comida de mar y tierra’, una obra con la que se hizo apertura de la feria junto a las cocineras que contribuyeron a esta labor antropológica y literaria.

“No estábamos en tierra ajena, estábamos acompañados adicionalmente de las nuevas voces de Providencia: la de Monique Schoch, Arelys Fonseca y de la misma Amparo Pontón –a quién se le hizo un reconocimiento importante–. Allí también lanzamos ‘El mismo cielo’, de la periodista Claudia Aguilera, un libro fundamentado, como lo dijo la misma gente de Santa Catalina, en sus propias vivencias”, enfatizó Rodríguez.

Venciendo al dolor

En sí mismas, todas las actividades programadas en la FILSAI apuntaron a lo mismo: a comunicar, a dejar hablar a los afectados por el huracán; a expresar sus sensaciones y a construir una poética con la realidad de la palabra, con lo que contiene la palabra en sí misma.

“Encontramos una comunidad conmovida aún por muchas cosas, no solamente por el fenómeno natural y la tragedia que les ocurrió, sino también por la solidaridad de los sanandresanos, de sus familiares y de la gente que les ayudó. Está tan agradecida que quiere manifestarlo, contar lo que le sucedió y comenzar a resurgir.

Vimos que aún hay traumas, especialmente en los niños; miedo, mucho miedo, y llegar a establecer el lazo de confianza para que el niño cuente, es un trabajo que requiere tiempo…”, añadió.

Rememoró, con agradecimiento, cada diálogo, cada nota musical; la revista oral ‘Thinking Rondon', una creación colectiva de R-Youth, hilvanada por el también escritor Sedney Suárez; la ‘oralitura’ de los narradores extranjeros; el baile inspirador de la artista hindú Jazmín Jasdanwala.

También, aquel ritual del poeta Fredy Chikangana quien junto a la danzarina Jasdanwala, propiciaron un ambiente “para convertir un acto físico de dolor, en una pieza de arte efímero y permitir que el mar se lo llevara”.

“Diana Uribe estuvo magistral, y nada más oportuno que el lanzamiento de su libro ‘Revoluciones’ en el Campamento por la Dignidad. La historiadora mostró todas las etapas de la inconformidad, y como éstas a veces se vuelven en contra y otras, avanzan.

Otro acontecimiento maravilloso fueron ‘Las cartas de amor a Providencia’ que escribieron Alberto Salcedo, Carlos Polo y la misma Diana Uribe, a través de una narración… “Todos los escritores han dejado constancia de la importancia de un encuentro con la palabra como éstos, y de que también son estos elementos los que restauran un territorio”, comentó.

¿Balance?

Para culminar la entrevista y solicitándole cerrar con un balance de lo que significó FILSAI 2021, dijo: “La palabra ‘balance’ para mí corresponde más a la esfera de lo económico. En este caso, si habláramos de eso, diría que fue maravilloso que se entregaran en donaciones –y que la gente fuera a buscar– dos toneladas de libros…

Para mí tuvimos una contabilidad positiva, porque no hubo una actividad vacía. Pero no sé cómo contabilizar las lágrimas de las personas o el que se transportaran en lancha desde Santa Catalina para oír poesía ¿Cómo cuantificar la gratitud, la felicidad en los niños que abrazaban a los talleristas?

La respuesta fue tan, tan cálida, que siento que quedamos en deuda en días, en escritores, en momentos, en tiempo… Especialmente con los niños, que necesitan profundamente esos espacios...

Todo se hizo con muchas dificultades, pero definitivamente, ese nivel fue proporcional al gozo y la satisfacción de hacer esta feria literaria en la Divina Providencia”, concluyó Rodríguez.

Última actualización ( Lunes, 18 de Octubre de 2021 08:32 )  

Welcome Caribe

Welcome.jpg

Portada_181.jpg

Radar_181.jpg

RADIO.NACIONAL

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


320-x-480-Banner---InfoCandidatos.jpg

CASABLANCA.CUADRADO

 DI_CHICKEN_2.jpg

BANCO_REPUBLICA_OCTUBRE.jpg

DOITCENTER.AIRE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

GESA NIFF02

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg