Home Opinión Editorial Adiós Año Viejo…
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

a.BANNER.PRO.ARCHIPIELAGO02.jpg

Adiós Año Viejo…

Correo Imprimir PDF

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

El llamado ‘Año Viejo’ es un muñeco que simboliza al año que concluye. Elaborado con ropa vieja, cartón o papel y relleno con paja o aserrín; se prepara con frecuencia para ser quemado a la medianoche del 31 de diciembre. Incineración que simboliza un ritual de purificación para alejar la mala suerte o las energías negativas del periodo que termina.

Esta mirada coloquial nos hace reflexionar cada año acerca de los sucesos que pasaron, pero también –y eso es lo que de lleno debería ocuparnos– sobre qué debemos hacer para que no se repitan, o en su defecto, cómo estar preparados para mitigarlos. El virus del Covid-19, los huracanes ETA, IOTA y el flagelo la corrupción, son claros ejemplos.

Este año el coronavirus obró como examen universal del comportamiento humano; una prueba que a duras penas pasamos como sociedad: en las islas desnudó la fragilidad de un modelo económico sin alternativas, poniendo al descubierto la magra respuesta del esquema de salud y, como corolario, exhibió a todas luces nuestra chocante indisciplina social.

Por su parte, los furiosos huracanes ETA y IOTA echaron por tierra –además de viviendas, biodiversidad y sueños de centenares de isleños– aquella ilusoria fantasía de que las islas estarían ‘bendecidas’ por siempre ante este tipo de fenómenos. Nada más ingenuo, nada más irresponsable. Frente a la acometida del cambio climático, ya no hay más ‘milagros’ que valgan.

Por último, la corrupción, que este año también ocupó un lugar destacado impidiendo el disfrute pleno de un merecido sistema de salud, sana diversión y enriquecedora educación –entre otros– por la cantidad de ‘elefantes blancos’ que continúan tan campantes, siendo quizás el más devastador de todos nuestros males por endémico y enraizado.

Todos los factores enumerados son vigilados, claro está, por Dios que todo lo sabe y observa desde nuestras propias conciencias. ¿Qué estamos esperando para cambiar? Como dice el viejo adagio marino: “No podemos cambiar la dirección del viento, pero podemos ajustar las velas para llegar a puerto seguro”.

Última actualización ( Jueves, 31 de Diciembre de 2020 16:52 )  

Translate this page

Welcome Caribe

Elisleno178.jpg

Welcome195.jpg

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


sai.minvivienda.png

CASABLANCA.CUADRADO

BOLSAS.MAIZ.INTERPLASTICOS.jpg

BANCO.REPUBLICA.ITINERARIO.MAYO2021.jpg

DOITCENTER.AIRE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02