Restauran Caminante del Viento en Nueva Zelanda

Imprimir

El velero Caminante del Viento II que avanzaba en su travesía por la Polinesia Francesa está siendo sometido a una reparación total en Nueva Zelanda, tras la tormenta que lo sacó de la ruta a finales del año pasado. Así lo informó su capitán Franco Ospina (foto), agregando que el viaje sería reiniciado en abril.

A finales de diciembre una fuerte tormenta dejó en la mitad de su travesía al 'Caminante del Viento II ', que pretende darle la vuelta al mundo.

La embarcación, que zarpó el 26 de abril del 2009 de Santa Marta, estuvo a punto de zozobrar después de enfrentar olas de 15 metros de altura y vientos de hasta 90 kilómetros por hora, entre Bora Bora, isla de la Polinesia Francesa, y Nueva Zelanda.

"El velero prácticamente quedó destruido, perdió la vela mayor, el timón de viento y los tanques de buceo que venían en cubierta”, dijo Ospina.

Segunda vuelta

En 1992, para conmemorar los 500 años del descubrimiento de América, Ospina y el navegante sanandresano Nemesio Novaglia recrearon la ruta de Cristóbal Colón a bordo del bote bautizado 'Caminante del Viento'.

En aquella ocasión, navegaron durante tres meses desde España hasta Santa Marta y estuvieron a punto de naufragar en aguas africanas.

Pero en esta nueva aventura, Ospina y Juliana Franco, una de sus compañeras de travesía, permanecieron cinco días a la deriva. "La tormenta nos regresó casi 400 kilómetros y pensamos que no íbamos a salir", dijo el capitán.

Finalmente, el 29 de diciembre pasado, Ospina y Franco llegaron a Auckland (Nueva Zelanda) arrastrados por el viento, sin motor y con la moral por el piso. Allá se quedó Juliana Franco, supervisando el arreglo del velero, que cuesta unos 30.000 dólares (unos 60 millones de pesos aproximadamente), mientras Ospina volvió a Colombia a conseguir recursos para continuar con la travesía.

A mitad de camino

El 'Caminante del Viento II' ya recorrió unos 20.000 kilómetros y le faltan cerca de 30.000. La expedición hizo un recorrido previo por el archipiélago de San Andrés y Providencia -donde se les unió el tripulante sanandresano Juan Sebastián López- y luego partió desde la costa pacífica colombiana hacia Galápagos en Ecuador, para realizar desde allí un gran salto de 30 días en altamar hasta las islas de la Polinesia Francesa, siguiendo luego  a Nueva Zelanda, donde ocurrió la emergencia. (Con información de El Tiempo y fuentes propias)

Última actualización ( Lunes, 22 de Marzo de 2010 12:40 )