Jaque mate a Misión Vital

Imprimir

Hacia las cuatro de la madrugada de hoy tras una larga noche de negociaciones no exentas de álgidos puntos de fricción, el gobernador Pedro Gallardo Forbes tomó la decisión de declarar la caducidad del contrato de concesión que unía al hospital Amor de Patria con la Unión Temporal Misión Vital (UTMV).

De esta manera se cierra uno de los capítulos de mayor ingrata recordación en la historia de la salud del archipiélago. Un lapso de tiempo en el que la dirección gerencial y operativa del hospital estuvo signada por el desgreño administrativo y la incompetencia profesional evidenciada en las multimillonarias pérdidas y deudas que deja la UTMV en San Andrés.

Hora cero

A las cero horas de hoy se suponía que la Misión Vital retomaría la gerencia del Amor de Patria tras un año de administración a cargo de Caprecom que había enderezado las finanzas y la prestación de servicios del hospital. El plan de contingencia ordenado por el Ministerio de Protección Social en abril de 2009 dio resultados y los antiguos beneficiarios llegaban entonces dispuestos a 'ordeñar de nuevo a la vaquita'.

Sin embargo, para tomar posesión de la gerencia y la operación del policlínico debían cumplir con varios requisitos que no consumaron en su totalidad. En ninguno de los puntos.

Ni una curita

A la hora de verificar los requerimientos que debía cumplir la UTMV para volver a empezar se pudo comprobar, en primer lugar, que la empresa no contaba con el personal mínimo necesario para operar el hospital. De los aproximadamente cien funcionarios que debían tener en nómina apenas exhibieron contratos para unas 30 personas.

No trajeron un inventario, ni pudieron mostrar existencia de los insumos clínicos-hospitalarios mínimos para funcionar al menos dignamente.

Tampoco ofrecieron garantías para pagar las deudas pendientes con el personal del hospital, empleados, enfermeras, médicos y proveedores.

Por último, no documentaron la solvencia financiera exigida por la Gobernación que debía por lo menos contar con su correspondiente respaldo fiduciario a tres meses vista.

Amor de Plata

Y como si las anteriores razones no fueran suficientes, en San Andrés todos a una -como en Fuenteovejuna- rechazaron tajantemente la posibilidad del retorno de este grupo que en solo un año vació el hospital en una gestión que el imaginario popular bautizó como Amor de Plata.

Normalidad absoluta

El secretario de Salud, Antonio Rodríguez Robles, le dijo a WELCOME ONLINE que el hospital se encuentra funcionando con absoluta normalidad. “Los 46 pacientes internados están recibiendo completa atención y la sala de urgencias está dispuesta a atender las novedades que se presenten”.

De ahora en adelante se aguarda un proceso licitatorio para lograr un nuevo concesionario operativo, proceso que demandará un tiempo no inferior  a noventa días.

Entre tanto, el gobernador  Gallardo Forbes y los dirigentes de Caprecom acordaban esta madrugada un nuevo proceso de encargo para dicha empresa del Estado que con genuino amor de patria sacó a flote al hospital. Gracias a Dios.



Add this to your website
Última actualización ( Lunes, 19 de Abril de 2010 09:13 )