La isla perdida por el Covid-19

Imprimir

Mask.Cotrell.CampbellLa economía de San Andrés y Providencia depende en un 60%, o más, del turismo. Con la afectación del Covid-19, es el departamento más aquejado en su desarrollo económico, social y también, gubernamental, en el cumplimiento de su Plan de Desarrollo, ya que las inversiones se verán afectadas por la falta de llegada de visitantes al territorio insular.

Pero también es una oportunidad para poder ejercer planes de reingeniería en el turismo, como un destino maduro necesita replantear la dirección de una nueva San Andrés para el turismo de calidad que muchos anhelan, organizar los cayos, las áreas del turismo y su infraestructura, su personal, tomar datos, tener información de cuantas personas trabajan realmente en estos servicios, además es una oportunidad para tener datos claros como lo es en el área de agricultura. Desarrollo social (adultos mayores, niños en condición especial y otras) y ampliar su cobertura en planes de choque que puedan dar beneficio a la comunidad.

Esta pandemia ha demostrado la fragilidad de nuestra economía, en la que el turismo ha sido mayormente informal y mal preparado, se ha apostado sin una dirección clara al turismo como motor de la economía, sin optar por la diversificación como lo fue las prácticas ancestrales, la agricultura, los códigos de construcción, la exportación, entre otras.

El turismo es el ultimo eslabón de la economía que se levantará en el país por ser una actividad de ocio, no obstante para la isla será la apuesta a una fuerte recesión económica, donde mínimo estaríamos para dentro de un año restableciendo la llegada de visitantes en un porcentaje de ocupación hotelera del 50% donde el mercado emisor inicial seria el doméstico o nacional y un bajo porcentaje el intencional.

Para este mes de diciembre 2020, la ocupación podría llegar al 30%, esto tomando todas las medidas y precauciones para evitar la propagación o contagio del virus ya que en el turismo laboran aproximadamente 13 mil personas directa e indirectamente y seria el foco de extensión donde llegara a pasar algo.

El gobierno nacional debe implementar unas medidas de protección e inyección financiera a la economía de nuestro territorio porque San Andrés como departamento especial y por estar alejado del continente, no cuenta con ingresos robustos como otras regiones del país que tienen una economía diversa y organizada para suplir la falta del sector turístico.

La única manera de superar esta crisis es la unión de todos los sectores, publico y privado, y organizar una nueva ruta para el turismo insular donde se dé la inclusión de los instrumentos y normas que están empolvados como letra muerta.

--------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresen.

Última actualización ( Sábado, 09 de Mayo de 2020 08:50 )