"Nada será igual"

Imprimir

OSWALDO.SANCHEZEl jueves, 30 de abril, el gobernador socializó su Plan de Desarrollo (PD) en el auditorio de la gobernación, consciente de los nuevos retos: “la eventualidad del Covid-19 transformó la realidad a tal punto que se puede afirmar que ya nada será igual, inclusive en el porcentaje de recursos que se han dejado de percibir”, según elisleño.com.

La propuesta del PD, ‘Todos por un Nuevo Comienzo’, elaborada antes del estallido Covid-19 que nos agobia, necesariamente quedó desfasada de la realidad en lo social, económico, ambiental e institucional de nuestro Departamento; como ciudadanos y empresas tendrán grandes problemas para pagar los impuestos que alimentan la finanzas presentes y futuras, el impacto fiscal será muy grande. Ejemplo de este desfase lo muestra San Fe de Antioquia, pueblo eminentemente turístico y libre de Covid-19, que esperaba un recaudo de 1.500 millones para abril y solo ha recaudado 275 millones.

Porque este impacto es de grandes dimensiones (Fedesarrollo cree que será “la peor contracción en al menos 100 años de historia económica”), el gobierno nacional autorizó modificar los presupuestos vigentes, “para efectos de atender la ejecución de los recursos que, en el marco de sus competencias, sean necesarios para atender la Emergencia Económica, Social y Ecológica…”.

De la misma forma, diferentes sectores piden al presidente ampliar el plazo para que se puedan hacer modificaciones a los PD, dadas las circunstancias que llegaron con la pandemia y que obligó al gobierno nacional a declarar al país en estado de emergencia sanitaria hasta el 30 de mayo. Así las cosas, ‘Todos por un Nuevo Comienzo’ debería reescribirse, pensamos nosotros. A no ser que el presupuesto de la actual vigencia no se haya tocado.

Desde aquel 12 de marzo, día en que el presidente anunció: "hemos tomado decisiones adicionales (...) por ello hemos decidido declarar la Emergencia Sanitaria de la mano de las directrices de la OMS" a hoy, 60 largos días después, nuestra realidad ha cambiado drásticamente, por ende también debería modificarse sensiblemente el PD.

Es que en estos tiempos de pandemia hay mucha incertidumbre: incierto es el momento de control y freno de contagiados y fallecidos; inciertos el número de empresas que saldrán abantes y el número de empleos perdidos o el de familias que van a necesitar ayuda económica y sicológica; ¿sabe alguien hasta cuándo podrán sostenerse los subsidios y programas de atención a los más vulnerables o para devolverles el bienestar social a miles de afectados?

Esta nueva realidad exige que las prioridades sean reorientadas al fortalecimiento del sistema de salud: infraestructura, dotación y mejoramiento de las condiciones técnicas y laborales del personal de salud; la recuperación del aparato productivo y la generación de empleo, etc. El PD debe priorizar, entonces, políticas de seguridad y educación, apoyo a la población más vulnerable, la gestión del riesgo y la defensa del medio ambiente.

Y si consideramos que Colombia enfrentará el pico más alto de la enfermedad en mayo, según sugieren estudiosos como el médico infectólogo de la Universidad Nacional, Jorge Alberto Cortés, es muy incierto el futuro que nos espera. Más argumentos para creer que el PD, ‘Todos por un Nuevo Comienzo’, debe ser revisado a la luz de los acontecimientos ubicándolo en los contextos reales de hoy.

Un ejemplo: dice el PD que para deporte, recreación y actividad física para ciudadanos sanos y competitivos se dedicarán un poco más de 26 mil millones. En repetidas y variadas ocasiones el presidente ha sido renuente a reabrir encuentros masivos: "Nosotros no podemos esperar que después del 27 (de abril), vayamos al estadio. No va a haber fútbol después del 27, no podemos ir a bares ni discotecas. No podemos estar en eventos de más de 50 personas o 20 personas, porque eso hace que el virus crezca". Así las cosas, ¿las condiciones de hoy justificarán tal inversión?

Nos parece que si lo anterior es válido para el ‘Wellingworth May’, también lo será para La IE Departamental Natania o Sagrada Familia, dos buenos centros educativos. ¿Se habrá pensado que como la ‘nueva normalidad’ no permitirá el hacinamiento escolar, IEs como las nombradas,requieren espacio físico para crecer? Tal vez la ‘nueva normalidad’ pida que deban llamarse más docentes, ¿la administración está dispuesta a ello?Se asignan a ciencia y conocimiento 54 mil millones. Sabiendo que el nuevo comienzo en tecnología y conectividad parte casi de cero, ¿es suficiente lo asignado para mirar con optimismo el futuro de una Escuela Pertinente y de Calidad?

Ahora es el momento de demostrar que ‘Todos por un nuevo comienzo’ no fue el nombre de un novedoso modelo de anzuelo, sino que fue un punto de partida. El señor Gobernador tiene servida la bandeja e iniciar la marcha a esa nueva tierra. Claro que para ello necesita el concurso de la Secretaría de Educación.

--------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresen.

Última actualización ( Sábado, 09 de Mayo de 2020 03:43 )