‘Downpresser’

Imprimir


Mientras el abuelo Jhon Steele buceaba los caracoles a pulmón y con una varilla sacaba los peces de entre las rocas cerca de los arrecifes en Sound Bay, la abuela Marbel Ellis preparaba el boscó, el sweet potato, el breadfruit, y rallaba el coco para exprimirle su jugosa leche para preparar el almuerzo del día.

A punta de leña en el fireside cocinaban todo a su punto esperando casi al final para agregarle el dumpling y las hojitas frescas de albahaca recién cortadas de un costado del viejo rancho de palmas en Sound Bay. Ese ‘run down’ que era casi lo que se comía a diario ahora se volvió comercial y prácticamente es un lujo comerlo por la escasez de sus ingredientes o por los altos costos de la canasta familiar en las islas.

Al caer la tarde llegaba el primo Beddy y con su guitarra bajo la luz de la luna entonaba la más exquisita música country, los blues de Missisipi y los godspels acostumbrados a entonar los domingos en la iglesia. Platicaban momentos agradables entre vecinos y amigos, pero hoy eso también es comercial y los isleños tenemos que compartir nuestro folclor. Se vende y se compra, porque la vida ya no es tan fácil en las islas.

Ahora para seguir viviendo y haciendo lo que llevamos por naturaleza en nuestras venas, el opresor nos quiere exigir cuando, donde, como y cuanto nos va a pagar y con cuanto se va a quedar y como debería de ser nuestra forma de vida. Así es muy difícil y el problema es que la opresión disminuye nuestra capacidades y nos mantiene en un estado de ‘tranquilidad’ mental y somnolencia que hipnotiza, con el agravante de que al que despierta, lo castigan.

El paulatino aniquilamiento del raizal es inminente y amenazador y eso se nota en la poca atención en educación hacia el pueblo para mantener su cultura viva, y ni hablar del pésimo servicio de salud.

La mala alimentación y el poco rendimiento estudiantil se notan cada vez más especialmente cuando los jóvenes tratan de estudiar en alguna universidad en el continente o en el exterior porque en el archipiélago no las hay. Así, la mayoría regresa a casa sin poder realizarse… y a seguir siendo objetos de la manipulación del downpresser man.


Add this to your website
Última actualización ( Domingo, 02 de Septiembre de 2018 06:47 )