Home Opinión Columnas Letargo binacional
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

Letargo binacional

Correo Imprimir PDF

NADIN.MARMOLEJO.NUEVA2020Después de leer en EL ISLEÑO las declaraciones de la vicecanciller Elizabeth Taylor sobre las tentativas sin éxito para poner andar el diálogo directo con Nicaragua de cara a la implementación de los fallos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), queda la sensación de que el proceso entró en un estado de letargo del que no se sabe cuánto tiempo demorará.

Lo que presupone una espera incierta, como la esperanza del pescador, con la pesada carga de ansiedad que esto conlleva, y el temor de que la historia se repita. Ojalá que no. Pues, en la pasada etapa de las relaciones entre Colombia y Nicaragua, es decir, antes de que Colombia fuese demandada ante La Haya por el vecino centroamericano, el dialogo entre las dos naciones sobre el diferendo limítrofe no pasó de ser un anuncio de buenas intenciones que nació sin fuerzas y ni siquiera alcanzó un mínimo acuerdo en cuanto al modus procedendi.

Como se recordará, los presidentes colombianos López Michelsen (en 1977) y Samper Pizano (en 1995) hicieron anuncios públicos de que iniciarían dichas negociaciones para resolver la cuestión fronteriza, que fallaron por oposición interna en Nicaragua la primera y en Colombia la segunda.

Por su lado, la presidente de Nicaragua, Violeta Barrios de Chamorro (en 1990), emprendió una ofensiva diplomática para tratar de resolver directamente el carácter del meridiano 82 como ‘line for purposes of attribution of tittle to islands’, y no como límite marítimo que espantó el viento de cambio que había creado el férvido clima político de la época generado por la convocatoria de una Asamblea Constituyente en Colombia.

En virtud de lo anterior, es posible advertir que sentarse a dialogar implicara que no se presenten sucesos que interfieran con la iniciativa y romper la evidente reticencia de ambos países a conversar –pase lo que pase– observada en aquel tiempo.

Más ahora que el mapa geográfico es diferente y hay asuntos que no son materia fácil de resolver por su complejidad, como la pretensión de exploración petrolera en aguas del mar Caribe por parte de Nicaragua, la protección mutua de la reserva de la biosfera, la seguridad en el maritorio, especialmente en lo referente a los delitos transnacionales como el narcotráfico, los derechos de pesca artesanal de los raizales, la pesca industrial, etc.

Lo que sigue entonces, habría que pensar, es ¿qué debe hacer la comunidad isleña para no olvidar sus obligaciones convirtiéndose de paso en testigo indiferente de la situación? Hay apenas dos años y cuatro meses para actuar, pues no se puede perder de vista el riesgo de que estas intenciones de diálogo naufraguen sin arrancar si la derecha recobra el gobierno en 2026 y retorna la agria confrontación verbal de antes y la consecuente coacción militar. La voluntad y la razón siempre han resultado impotentes contra el radicalismo de los gobernantes de turno cuyas ideologías se ubican en lados opuestos.

Por tanto, en este tiempo, la demanda de diálogo de la comunidad no debería decaer nunca. Puesto que es de sentido común que entre más tiempo transcurra, más peligro se corre que aparezcan mayores divagaciones jurídicas y políticas a las existentes que conviertan este anuncio de diálogo en una inaudible voz en el desierto mar Caribe. El camino está libre porque el muro del meridiano 82 ya cayó, pero la distancia para llegar a un acuerdo sobre las cuestiones pendientes es aún grande.

En fin, aunque se entiende que no se puede hacer a botepronto, ojalá no tarde tanto la llegada de dichas negociaciones. El tiempo apremia. Y "la diplomacia y el buen juicio” –según lo plantea el internacionalista Manuel Rayran, de la Universidad Externado de Colombia– serán claves para defender los intereses de los colombianos, ya que Nicaragua establecerá su propia negociación a partir de los dos primeros fallos ganados en la CIJ.

-------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresan.

 

 

Welcome Caribe

Elisleno210_-_1.jpg

Welcome215_-_1.jpg

BANNER-LATERAL-WELCOME.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

REVISTA_WELCOME_Mesa_de_trabajo_1_1.jpg

WhatsApp_Image_2024-06-06_at_7.32.39_AM.jpeg

DoIt.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02