Home Opinión Columnas Un huracán no destruirá 400 años de historia
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.PRO.ARCHIPIELAGO02.jpg

Un huracán no destruirá 400 años de historia

Correo Imprimir PDF

HAROL.BUSH2El huracán destruyó las casas pero no podrá destruir a una cultura, un pueblo, una identidad. La reconstrucción de Providencia es algo bien serio y complejo. No es solo de las casas y hoteles, sino el restablecimiento de un pueblo étnico con todos sus referentes culturales y de identidad y de su economía.

Debe estar basado, por lo tanto, en tres pilares fundamentales: infraestructura segura, economía con énfasis en sostenibilidad y una comunidad con una cultura y una organización social particular.

De una cultura considerada riqueza de la nación que lleva 391 años exactos asentada en las dos islas. Se debe rescatar el universo étnico raizal con su composición cultural, organización social y urbana, forma de vida, arquitectura, tradiciones y relaciones sociales.

Es necesario seguir al pie de la letra las consideraciones culturales y étnicas para evitar volver aún más vulnerable la comunidad tradicional de Providencia. Esquemas bien intencionados pueden poner aún más en riesgo la tradición vernácula de la isla, el último santuario y resguardo de la etnia raizal. Por eso se requerirá de un equipo interdisciplinario que maneje muchos esquemas para la rehabilitación de las estructuras sociales y económicas que quedaron mutiladas por la tragedia.

Esta semana de tragedia hace aún más pertinente preocuparnos por el incumplimiento de promesas que haga el gobierno nacional, porque no ha cumplido con unas hechas hace 8 años en relación a otra tragedia, el fallo de La Haya. El gobierno nacional nos presta atención cuando hay una crisis, pero luego pierde interés en nosotros. Por eso nos inunda una tremenda angustia de que no se vaya a atender adecuadamente esta mega crisis.

Falta comunidad y experiencia

Es por lo tanto inmensa la labor y responsabilidad de los 3 designados que asumen la importante labor de gerenciar la recuperación. En sus manos reside el destino de un pueblo y de dos islas. Esperamos que actúen rápido, con profesionalismo y con el interés de los providencianos siempre en mente. Pisando sus talones y observando todo lo que hagan o no hagan estará un isleño de mucha experiencia, y los ojos y oídos de todos los isleños, lo cual proyecta esperanzas, algo que se ha perdido en relación a la administración pública de las islas.

Esperamos que miren cómo hicieron otras islas del Caribe, como Anguila, Barbuda y las Islas Vírgenes, para recuperarse con éxito de similares tragedias. No tendrán dedicación de tiempo completo como se requiere y, con la excepción del militar, no tienen experiencia en manejo de crisis. Este vacío debe ser resuelto agregando profesionales adecuadas al equipo porque la inexperiencia y la improvisación en una tragedia pueden llevar a mas tragedias.

Al esquema también le falta algo de Providencia y de su comunidad, que es la adecuada para asegurar que todo se haga acorde a sus intereses y de que los recursos se gasten bien. Es de especial importancia involucrar a sus jóvenes que son los transmisores y reproductores de su identidad étnica.

La participación comunitaria además le ayuda a rehabilitarse y asegura su fortalecimiento y su unión. Le otorga una oportunidad muy importante de poner a funcionar de nuevo sus esquemas sociales y la reconstrucción de su identidad. Ademas, a través de la reconstrucción física se van forjando reconexiones y un mayor sentido de pertenencia.

No one touches our land, dat da fiwi

Es extremadamente importante que el gobierno nacional asuma con mucha más determinación su papel de garante del espacio físico de los providencianos, su más valiosa pertenencia junto a su cultura. Si el país no hace esto estaría cometiendo una tremenda injusticia con la comunidad raizal, que está muy preocupada de que el desorden y el vacío institucional sean aprovechados para robar sus tierras y otras pertenencias que algunos dejaron atrás.

Por esto el gobierno nacional debería asegurarse de que la oficina de instrumentos públicos de San Andrés congele los registros de propiedades en Providencia y tome medidas adicionales para asegurar la protección de los lotes en la isla. Debe fortalecer los mecanismos existentes en el artículo 65 de la Ley 1523 de 2012 y otras normas. No podemos permitir que ocurra lo que pasó en San Andrés tras la quema de los archivos en 1965 que llevó a que a muchos les robaron sus tierras.

En adición a la obligación moral y legal de proteger las propiedades de Providencia, hay un interés estratégico nacional porque el país vuelve a La Haya aduciendo defensa de los intereses del pueblo raizal como justificación para no acatar el fallo de 2012 y, en consecuencia, no puede darse el lujo de no proteger sobre el terreno a esa etnia. Por otro lado, firmó un compromiso internacional para hacerlo bajo los parámetros de la Convención 169.

¿Qué viene?

En país y el gobierno departamental y municipal se juegan mucho con esta reconstrucción. En primer lugar el futuro de un pueblo y de dos islas. Deben redoblar esfuerzos para evitar una mayor amenaza a la etnia raizal. Si no lo hacen estarían contribuyendo a una limpieza étnica.

En segundo lugar su reputación, muy maltratada por su incapacidad de atender problemas locales y por persistentes escándalos de corrupción. Existen constante incertidumbre, inseguridad y desconfianza hacia ellos. La recuperación no puede quedar con elefantes blancos como el Tropical Park, la planta desalinizadora, la Casa de la Cultura, la UCI o la piscina semi-olímpica.

Tampoco queremos una Guatavita tropical. La reconstrucción debe hacerse basada en la realidad de Providencia y del Caribe y en conocimientos ancestrales y adquiridos. Ahora tenemos la oportunidad, tal vez una responsabilidad moral, de reconstruir para prepararse para otros huracanes y de asegurar un futuro más sostenible teniendo en cuenta el cambio climático que causará más efectos en las islas.

La recuperación será lenta y eso da tiempo para hacerlo bien. En otros lados han durado hasta tres años. Solo esperamos que el respaldo del gobierno nacional y los fondos necesarios no terminan de escurrir sin que Providencia vuelva a surgir de los escombros. Una iota la fracturó, pero no la acabará.

 

Translate this page

Welcome Caribe

PORTADA.ISLENO175.jpg

Welhome193.PORTADA.jpg

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


procuraduria.bannner.texto.08.10.2020.jpeg

CASABLANCA.CUADRADO

DOITCENTER.AIRE

BANCO.REPUBLICA.ITINERARIO.OCTUBRE.jpg

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02