Home Cultura Cultura La subsistencia de la cultura Caribe en la pandemia
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.PRO.ARCHIPIELAGO02.jpg

La subsistencia de la cultura Caribe en la pandemia

Correo Imprimir PDF

ARTE.VIRTUAL05.jpg

Aunque tradicionalmente la palabra ‘virtual’ ha estado asociada a lo irreal, a lo aparente, e incluso a aquello que no representa una verdad absoluta, en nuestros tiempos ha logrado convertirse en un camino capaz de materializar y construir. En los últimos meses, la virtualidad se ha convertido en un canal que ha hecho posible la materialización de nuestras vidas y realidades, todo en medio de una de las coyunturas más complejas que ha podido tener lugar en nuestra era.

Es extraño que, a pesar del carácter inmaterial de la cultura, la mayor parte sus gestores y promotores no habían visto la virtualidad como un aliado, no hasta este momento en el que las circunstancias los obligaron. Por eso, será interesante hacer un recorrido por las principales manifestaciones culturales que tienen lugar en Barranquilla, y constatar la manera en la que los eventos han evolucionado para sobrevivir, y no convertirse en víctimas adicionales de una pandemia que no ha dado
tregua.

La Biblioteca piloto del Caribe, en cabeza de su director Miguel Iriarte, ha sido el hogar del festival internacional de poesía del ‘Caribe Poemario’, el cual se celebra desde el año 2008 en la ciudad de Barranquilla. A pesar de los reveses iniciales, y el mismo desánimo que implicaba no poder realizar el festival de manera presencial después de concurridas experiencias presenciales, el festival llevó a cabo su edición 2020 del 25 al 29 de agosto de forma virtual, como nos cuenta el señor Iriarte: “Al mantener la biblioteca su rogramación semanal durante estos meses, tanto en su parte infantil como para el público general, así como las actividades del archivo y la galería, nos pudimos dar cuenta que, efecto, contábamos con una infraestructura que nos permitía realizar el encuentro como en todos los años, así que ¿Por qué no hacerlo?”. A partir de ese momento tuvo lugar una estrategia de promoción tan exitosa, que el festival alcanzó una asistencia total de 150 mil espectadores, y superó las 30 mil reproducciones en los videos que han quedado como memoria de los mismos.

El caribe nos cuenta

ARTE.VIRTUAL04.jpg

La fundación Luneta 50 también sufrió transformaciones. Desde el inicio del confinamiento tomaron su pequeña sala de teatro y la convirtieron en un estudio, desde el cual se dirigió la XXIII edición del festival de cuenteros: ‘El Caribe Cuenta’, en el mes de agosto. Cincuenta y un narradores de ocho países diferentes se dieron cita cada fin de semana, completando más de un centenar de horas de narración de sus historias, así como las tradicionales jornadas académicas para pensar y reflexionar en torno al mundo de la oralitura.

Al respecto, su codirectora, Zoila Sotomayor, reflexiona lo siguiente: “El principal reto fue fluir a pesar de los propios miedos e incertidumbres; la planeación y ejecución de ‘El Caribe Cuenta’ nos permitió sentir que no estábamos solos y que, al igual que otras iniciativas culturales en el mundo, era importante resistir en este tiempo de crisis para seguir conectando a la gente con las artes y todas sus expresiones; el desafío, sin lugar a dudas, fue abordar el manejo de las herramientas tecnológicas, los programas y las plataformas virtuales. Y el aprendizaje… aún no concluye; sin embargo, así como muchas personas en esta pandemia aprendieron a cocinar o a cultivar su propia huerta, en Luneta 50 aprendimos a mirar fijamente al lente de la cámara del festival: canta, ríe a comunicarnos a través de ese oscuro sensor, y a creer que más allá de la frialdad impuesta por la tecnología es posible, desde la virtualidad, encontrarse realmente con los otros, gracias a las palabras que nos conectan y a la belleza de las artes que nos humaniza”.

La clave del arte

ARTE.VIRTUAL02.jpg

Otra iniciativa que se han destacado en medio de esta coyuntura es la fundación Letra clave, una organización artística que ha apoyado la promoción de las artes de la literatura, la música y el teatro, y que recientemente desarrolló de la mano de la alcaldía distrital de Barranquilla un proyecto en el marco del Plan especial de salvaguarda del carnaval a través de la construcción de memoria.

La realización de un evento en vivo permitió que Alfredo Baldovino, uno de sus gestores, encontró que era posible promover la literatura desde las trasmisiones, y así es como ha creado distintos espacios para presentar escritores emergentes, reseñar obras y entrevistar músicos del Caribe colombiano. El espacio ha logrado una gran acogida, a pesar de la inexperiencia como admite Baldovino: “Este ha sido un proceso de ensayo y error, ya que inicialmente no conocíamos las herramientas digitales y tampoco el público, que a diferencia del que encontramos en espacios digitales es un tanto más ansioso e impredecible”.

Héroes del aerógrafo

Killart es un espacio de promoción del arte urbano que auspicia la Alianza Francesa de Barranquilla. Aunque lleva poco tiempo, ha logrado convertirse en un referente importante al promover una experiencia estética alternativa, que valora el trabajo de ‘grafiteros’ y amantes del esténcil, quienes usaron sus aerógrafos para rendir homenaje a lo que denominaron “héroes de la pandemia”, un homenaje al equipo médico que ha colaborado en la contingencia a riesgo de su propia integridad. Dadas las limitaciones, este año solo se intervinieron tres murales gracias al trabajo de ocho artistas locales, quienes gracias al apoyo de la alcaldía distrital estuvieron seguros, bajo todas las medidas de bioseguridad y vigilancia para garantizar el distanciamiento social. La jornada académica del festival se llevó a cabo vía stream, como cada año, mostrando nuevas experiencias y por supuesto la riqueza artística detrás de las tendencias del arte callejero.

Mean streets

Quizá uno de los mayores retos lo enfrentó el festival ‘Cine a la calle’, el cual hace 20 años viene trabajando en la formación de público en el séptimo arte, buscando acercar el cine independiente a sectores de limitado nivel adquisitivo, con el fin de democratizar el acceso de las personas a este tipo de expresiones. Según comenta Jorge Ferreira, gerente de la fundación, el gran reto que existía al pensar en la transmisión del festival vía web, es que gran parte de los festivales restringen la exhibición de las muestras por medios permanentes, por lo que no contaban con la autorización de los realizadores participantes: “Tuvimos que gestionar no solo los permisos, sino también una infraestructura tecnológica que garantizara que los cortometrajes se exhibirían solo durante las transmisiones sin copias registrables”. Ya que el acceso a internet no ha dejado de ser un privilegio en nuestro contexto, y las poblaciones vulnerables son uno de los principales objetivos del festival, también se gestionó una alianza con Telecaribe, para aumentar el alcance de las 79 muestras participantes.

El escenario en la casa

ARTE.VIRTUAL03.jpg

La fundación Cofradía teatral es la responsable de realizar cada año el festival de teatro Enitbar, otro espacio de formación de público especialmente orientado a los estudiantes de secundaria. La imposibilidad de tener grupos invitados, o un espacio físico donde recrear las obras, dejó de manifiesto la necesidad de desterritorializar el teatro y trasladarlo a un entorno audiovisual.

Cofradía ganó la convocatoria: “El escenario es tu casa” de la secretaría de cultura de Barranquilla, con obras tradicionales de importantes dramaturgos como Moliere, en la cual se buscó repensar la construcción de los personajes y adaptarlos a otro tipo de lenguaje. Estos trabajos están en proceso de filmación, con el fin de crear otros espacios, y seguir ensanchando los alcances de su macroproyecto: La ciudad como aula de aprendizaje.

Puede sonar extraño, pero en medio de esta coyuntura, el mundo del arte se ha visto obligado a aprender del mismo virus que nos azota. Del mismo modo en que este ha sido capaz de encontrar nuevas formas de replicarse y resistir, los gestores y promotores culturales han tenido que adaptar su quehacer a las circunstancias. No solo para sobrevivir, sino para encontrar nuevas oportunidades, otros horizontes, e infinidad de posibilidades.

Última actualización ( Domingo, 08 de Noviembre de 2020 09:59 )  

Translate this page

Welcome Caribe

Welcome195.jpg

Elisleno177.portada.01.jpg

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

Banner.40.descuento.Be.energy.png

DOITCENTER.AIRE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02