Home Opinión Columnas Nuestra nueva anormalidad
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

111.cuarentena.jpg

Nuestra nueva anormalidad

Correo Imprimir PDF

FABER.GONZALEZ2Vemos en tiempos de pandemia una verdadera avalancha de ofertas de todo tipo de bienes a domicilio, en una isla donde esta clase de servicios era anteriormente minúsculo, lo cual se debe, por una parte, a la necesidad de generar ingresos de algunas familias que intentan vender algunos productos como forma de obtener ingresos.

Como también a los esfuerzos titánicos de algunos empresarios por mantener a flote sus negocios y los puestos de trabajo que dependen de estos, una lucha tremenda a la que se romantiza con la frase “se están reinventando”.

Pero, aunque la palabra reinventarse se vuelve casi ofensiva al oído cuando se usa para describir batallas cotidianas por recoger lo suficiente para cuadrar caja a fin de mes sin despedir otro empleado más o cerrar definitivamente, lo cierto es que desde el punto de vista psicológico, reinventarse solo parecería ser posible si se nos obliga a ello y en ese sentido la pandemia nos está obligando a adoptar nuevos modelos de trabajo, de negocios, nuevos modelos educativos, nuevos modelos de entretenimiento, incluso nuevas formas de interacción humana, todos estos cambios con una constante y es una aceleración inusitada de la demanda del uso de internet, demanda que por cierto, ya crecía a ritmos acelerados antes de la pandemia.

En estas Islas más por falta de buena gestión pública que por falta de presupuesto la inmensa mayoría de su población no sabe que es un museo, un acuario, muchos de nuestros niños no saben que es un parque infantil y lo confunden con tres columpios en una terraza, no saben que es una cicloruta en pleno siglo XXI, ‘banalidades’ comparado con no saber que es bañarse con agua de grifo y aún bañarse con un balde y una ‘coca’, o no saber que es un baño, menos que es alcantarillado, enterarse que no en todas partes por romperte una costilla te tienen que remitir lejos de tu familia a otra ciudad, que no en todas partes hay reboses de aguas servidas en todas las avenidas principales, que en otras partes aun siendo pobre puedes consumir frutas y hortalizas de buena calidad.

Cuando se viaja por fuera del Archipiélago te embarga una sensación abrumadora que en las Islas se carece de tanto, de tanto, tanto, hace tanto tiempo, que parecemos congelados en el tiempo, donde hay crecimiento económico, pero no parece generarnos bienestar colectivo, todas estas son nuestras anormalidades en pleno 2020.

Ahora el mundo, este nuevo mundo, en esta ‘nueva normalidad’ donde toda la humanidad enfrenta una pandemia con nefastas repercusiones económicas, especialmente en economías frágiles como la de nuestra región, en este nuevo mundo donde nuestra principal actividad económica aún no logra reponerse de la conmoción y depende de tantos factores fuera de su control para recuperarse, nos aferramos con fuerza, como todos en este planeta, a la internet, para intentar adaptarnos, para intentar adaptar nuestra economía, nuestras necesidades educativas, de entretenimiento, de salud, etcétera.

Y allí estamos nosotros, en una realidad donde bajar una aplicación es un asunto de media mañana, donde poder conectarse a una videoconferencia parece un juego de azar, donde tener un consumo y una velocidad promedio de cualquier ciudad en Colombia parece asunto de magnates, aquí nace entonces nuestra nueva anormalidad.

Twitter: @faber_gonzalez

--------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresen.

Última actualización ( Domingo, 14 de Junio de 2020 07:37 )  

Translate this page

Welcome Caribe

Elisleno171 1

Welhome189.PORTADA

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

DOITCENTER.AIRE

BANCO.REPUBLICA.ITINERARIO

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.5

GESA NIFF02

CHICKEN.HOUSE22