Home Opinión Columnas El enemigo oculto
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

INSPIRATIC01.jpg

El enemigo oculto

Correo Imprimir PDF

JORGE.SANCHEZSi bien es evidente que la pandemia por el Covid 19 ha colocado al filo de la navaja a gran parte de los países del mundo, fracturando marcos económicos y de salud pública, poniendo a prueba el temple de poblaciones enteras durante las cuarentenas; el verdadero enemigo oculto, hoy por hoy, aún deambula por calles y avenidas, se aloja en lujosos edificios o, por qué no decirlo, hasta en grandes palacios alrededor del mundo.

Y es porque la corrupción, lobo disfrazado de oveja, engaña con oropel sin medir consecuencias. Ciego ante el futuro de su propia existencia contamina quebradas y ríos en busca de oro, extrae hidrocarburos rompiendo el subsuelo para luego producir contaminación en el aire con la quema de combustibles, por ejemplo.

A tal punto que lo anteriormente llamado ‘industria sin chimeneas’, el turismo, no es ajeno a estas consecuencias. La cuota es en gasto excesivo de recurso hídrico, generación de residuos sólidos en gran volumen, uso de bloqueadores solares que acaban con los corales, contaminación de la atmósfera a gran escala por la combustión de los aviones, autobuses o transporte particular.

En fin, todo lo anterior sin contar con la ‘contaminación’ que presenta en los tejidos sociales, que con cada día que pasa se experimentan alzas en los alimentos, la finca raíz o el acceso a establecimientos comerciales.

La isla de San Andrés que ha basado su economía en el mono producto del turismo por más de sesenta años, no está ajena a estas consecuencias. La coyuntura actual, bien observada, puede llegar el punto de viraje hacia la sostenibilidad, una fórmula aún desconocida que conduzca a reinventar el actual sistema hacia la sustentabilidad como principio fundamental de desarrollo.

En términos turísticos bien sea sol y playa, de naturaleza, cultura o de actividades náuticas, la capacidad de carga será la constante por la cual diseñar la oferta.

Entre otros valores agregados, despertados por las actuales circunstancias, se incluyen la solidaridad y necesidad de estar agremiados. Valores que exigirán ser resilientes y andar progresivamente con mesura, conforme se sostuvo en el encuentro por la sostenibilidad ‘Repensar el turismo en Colombia’ organizado por el Centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para Latinoamérica de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes, el pasado 23 de abril.

¿Cuánto le debemos a la naturaleza? Fue el cuestionamientos esencial que instaló la bióloga marina y reconocida ambientalista, Sandra Vilardy Quiroga, durante el evento.

A pesar que la pregunta puede llegar a ser incomprensible para algunos, vale la pena aclarar, que se entiende por servicios ecosistémicos a los procesos realizados a través de los ecosistemas naturales y que aportan inmensos beneficios a la actividad comercial, bien sea de turismo o cualquier otro sector productivo.

La respuesta localizada en los arrecifes de coral que ha sido nuestra razón de ser. Duncan Gromko, máster en políticas económicas ambientales, lo explica en el blog del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) 'Natura capital' con un ejemplo, se toma un promedio ponderado de todos los estudios que han tratado de valorar los arrecifes de coral para estimar un dólar por hectárea como valor medio.

El valor promedio de los servicios del ecosistema fue valorado en US $ 145 billones por año, asegura el informe titulado ‘Los cambios en el valor global de los servicios de los ecosistemas’ (2014), elaborado por expertos en economía ambiental y publicado en la revista especializada 'El Servier'.

A todas estas, se presenta el reto de incluir en el vocabulario empresarial palabras como gobernanza, participación, unidad, sostenibilidad, solidaridad, inclusión, ciencia ciudadana, entre otras, conforme el mensaje de Christopher John Sansom, escritor británico de novelas policiales históricas:, que decía: "Tenemos aspectos distintos y hablamos idiomas diferentes, pero debemos permanecer juntos"

Sin lugar a dudas y por consecuencia, el mayor reto será borrar la huella del enemigo oculto, para ofrecer cultura turística e inteligente, ofertas bioseguras y ante todo infraestructura y servicios que satisfagan de manera sustentable las necesidades de la población asentada y la flotante que nos visite.

--------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresen.

Última actualización ( Domingo, 26 de Abril de 2020 03:46 )  

Translate this page

Welcome Caribe

Welcome.192.jpg

Elisleno173PORTADA

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


COMUNICACIONES.CONTRALORIA02

CASABLANCA.CUADRADO

DOITCENTER.AIRE

BANCO.REPUBLICA.SEPTIEMBRE.jpg

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02