Home Opinión Columnas El trigo y la cizaña
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.ISLEÑO

El trigo y la cizaña

Correo Imprimir PDF

INES.CELIS

La parábola de Jesús sobre el trigo y la cizaña es una de las más famosas del Nuevo Testamento. Entre la sociedad isleña se han sembrado semillas de malas hierbas de un buen tiempo para acá y con ellas convivimos luchando a diario porque hacen que todo sea más difícil y confuso.

Evangelio de Mateo (13, 24-30). 24 Jesús les contó otra parábola: «El reino de los cielos es como un hombre que sembró buena semilla en su campo. 25 Pero, mientras todos dormían, llegó su enemigo y sembró mala hierba entre el trigo, y se fue. 26 Cuando brotó el trigo y se formó la espiga, apareció también la mala hierba. 27 Los siervos fueron al dueño y le dijeron: “Señor, ¿no sembró usted semilla buena en su campo?...

... Entonces, ¿de dónde salió la mala hierba?” 28 “Esto es obra de un enemigo”, les respondió. Le preguntaron los siervos: “¿Quiere usted que vayamos a arrancarla?” 29 “¡No! —les contestó— no sea que, al arrancar la mala hierba, arranquen con ella el trigo. 30 Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha. Entonces les diré a los segadores: Recojan primero la mala hierba, y átenla en manojos para quemarla; después recojan el trigo y guárdenlo en mi granero”».

Biológicamente el trigo y la cizaña son muy parecidos, especialmente en los primeros meses de crecimiento. Al madurar la semilla de la cizaña es liviana, tóxica y de color oscura. Al crecer las dos plantas el grano de trigo toma peso por su precioso contenido y empieza a doblegarse, a diferencia de la cizaña que permanece erguida. En el período del imperio romano, estaba prohibido por ley dispersar cizaña en las siembras de trigo de los agricultores debido a que esta práctica la utilizaban los enemigos para dañar sus cultivos.

En la parábola del sembrador, el trigo es la bondad y la cizaña representa el mal, o las personas que actúan perversamente y dañan a sus semejantes. ¿Estamos nosotros preparados para convivir con la cizaña sin dejarnos ahogar? En la parábola también vemos como los trabajadores se preocuparon y le preguntan al dueño si debían arrancar la maleza y la respuesta sorprendente fue un ¡NO! Pues al arrancar la cizaña se corría el riesgo de arrancar el trigo y así se perdería la cosecha.

Entonces no debemos de apurarnos ante las adversidades, no tomemos decisiones a la ligera con la intención de solucionar las cosas porque podríamos arruinar nuestra cosecha.

No juguemos con nuestras emociones, tenemos en frente procesos que son muy importantes y que necesitan paciencia, mente fría; justicia terrenal y Divina. Lo mejor es esperar, y al tener el trigo maduro lo recogemos ¿y la cizaña? La quemaremos con todos los permisos de las ías incluyendo las de la Occre, Coralina, y por supuesto muchas Ave Marías…

Sembremos y cuidemos las buenas semillas. No nos rindamos ante el desespero y la ansiedad por las injusticias. Confiemos en la buena semilla que hemos sembrado, aunque el enemigo nos sorprenda con su cizaña. Así como el trigo se doblega al estar el grano maduro, así debemos humillarnos única y exclusivamente delante del Señor, como nos enseñaron nuestros ancestros y muchos no entendimos… Dejándonos contaminar de la cizaña.


Add this to your website
Última actualización ( Sábado, 01 de Febrero de 2020 09:44 )  

Translate this page

Welcome Caribe

Welcome185

elisleno166-1.jpg

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

DO.ITCENTER

CHICKEN.HOUSE22

GESA.NIFF

DECAMERON

TRASH BUSTERS

FARO.2002

PELICANO

SOPESA.5