• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO2

Boo!

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDEA2Más allá de las calabazas y las telarañas, lo que se celebra durante el Halloween y el día de muertos, es la única certeza que tiene la humanidad: el fin individual del cuerpo que posee. La idea plantada de eternidad agobia al humano desde que nace, poniéndolo en una cuenta regresiva que lo condiciona: “rápido, rápido sé exitoso, termina los estudios, sé útil, sé necesario”.

Y en la condición utilitarista de este cuerpo/máquina, quien no sirve, quien se daña o se acerca a su caducidad, asusta. Lo viejo, asusta.

Está el miedo mismo, que vive en el cerebro reptiliano, se esconde tras los núcleos de la violencia, pasa de ser fobos (fobia) a ser odium (odio), pero al final es simplemente duda. Duda frente al cambio de lo que conozco, a la novedad, a que me guste, a que me asuste, a que me haga diferente de lo común.

Está el miedo al conocimiento mismo y a que recaiga en quien creía débil, inferior y sumiso; miedo a que este conocimiento homologue mi fuerza y entonces… seamos iguales. Se le tiene miedo a las mujeres que conocen, que eligen, que retan. Les diremos botánicos y alquimistas a los hombres que busquen la ciencia, llamaremos brujas a las mujeres que lo hagan,

Está la noche, y la noche es oscura: elimina los colores y nos obliga a depender de otras cualidades: evadida la vista, ¿qué otra diferencia los agrupa? Se le tiene miedo a lo que no se ve, a que las contradicciones ya no pasen por el color de una bandera o de una raza. ¿y si los discursos eran todos iguales? Se le tiene miedo al gato negro, a lo negro en general.

El miedo está ahí y todos lo tenemos, nos protege de los peligros inminentes, pero su exceso irracional nos mantiene ignorantes, sesgados, pero cómodos. SI nada cambia, si nada se modifica, si no me obligo a sobre pasar nuevas diferencias, si no propongo avances, ¿puedo vivir en un idílico mundo sin miedo? ¿O al final viviré con el miedo a perderlo todo?

Por otra parte, si atravieso el túnel tenebroso, si me enfrento al lobo, si miro a los ojos a La llorona, si asumo que incluso mi muerte es un sine equa non de la naturaleza, ¿no empezará una tranquilidad inminente? Vencido el miedo básico, llegará uno más complejo, pero habremos aprendido como se combate el monstruo.

* Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresen.


Add this to your website
Última actualización ( Sábado, 02 de Noviembre de 2019 07:14 )  

Translate this page

Welcome Caribe

PORTADA163

WELCOME.182

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


DO.ITCENTER

BE.ENERGY3

CLUB.CENANAVIDEÑA

BANNER.BOLSAS

CASABLANCA

CHICKEN.HOUSE22

GESA.NIFF

HOTEL.DORADO

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER1411

CINE.512

PELICANO

SOPESA.5