Home Opinión Columnas Un ejército moral para la reserva Seaflower
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO2

Un ejército moral para la reserva Seaflower

Correo Imprimir PDF

JORGE.SANCHEZAlejada de territorio continental colombiano, en términos geográficos y de conectividad, los pobladores de la Reserva de Biosfera Seaflower estamos ensimismados en la disputa electoral o en las caritas, felices o enojadas, como respuesta a la ‘enciclopedia azul’ más consultada en la actualidad (el Facebook); y por el contrario, observamos inermes cómo crecen las voces de resistencia ante la extinción a nivel global que se pronostica.

Y es que el tema no es menor. Cuatro décadas atrás, el legendario investigador Jacques-Yves Cousteau lo había anunciado: “Soy pesimista al pensar en que la hecatombe vendrá, porque vendrá”. Desde entonces y hasta ahora, son cientos de voces de personas cultas y versadas alrededor del planeta, que se unen a la voz de la academia en el mismo sentido.

La ‘enciclopedia azul’ inició esta semana, con el reporte del desprendimiento de un iceberg de 1.580 kilómetros cuadrados de la Antártida. También lo hizo con la publicación de una embotelladora de gaseosas mundialmente conocida, en la que reconocía que más de mil toneladas de plásticos van a parar al océano y su famélica propuesta de mitigación de la problemática, de la cual es parte responsable, fue invitar a sus consumidores a reciclar los envases no retornables.

¡Por favor! hay que ser coherentes con lo que se avecina; dejar a un lado la hipocresía, el culto a un emporio industrial, obviar la venia que se le hace al funcionario venido de la Capital; reconocer que tendremos que cambiar nuestros esquemas, sí o sí, porque (aún) no hay planeta B.

En respuesta a ese facilismo industrial, se antepone el cuestionamiento del actor español Javier Bardem, que dijo hace pocos días: "Es importante exculpar al consumidor por consumir mucho plástico; lo importante sería que hubieran políticas para que en su lugar proliferen materiales biodegradables (…) y, que los que toman las decisiones y tienen el dinero para invertir en economía sostenible lo hagan”.

“Tendremos que ser extremos”, le dijo también al periódico El Tiempo, Manuel Rodríguez Becerra, el primer ministro de Medio Ambiente que tuvo Colombia; o cantarle la verdad en la cara a cientos, como lo hizo el actor Donald Sutherland al recibir el premio Donostia hace unas semanas: “La actitud de Naciones Unidas es una mierda”, manifestó.

Ser sinceros y tener voz clara, conforme lo hizo hace poco la historiadora Diana Uribe, quien salió en defensa a los ataques mediáticos desde diferentes frentes, a la joven activista sueca Greta Thunberg tras su participación en la Cumbre Climática de la ONU en New York.

“Asumamos la realidad como especie, en lo que ella (Thunberg) ha llamado ‘transformación de la conciencia mundial’”, enfatizó Uribe.

Como si fuera poco, el septuagenario actor y productor, Harrison Ford, habló en un emotivo discurso para el portal ‘Hope’, reconociendo que “a los jóvenes es a quien hemos fallado, ellos están enfadados, organizados y son capaces de hacer la diferencia. Son un ejército moral y lo mejor que podemos hacer es apartarnos de una jodida vez de su camino”.

Los ejemplos de organización y resistencia a nivel nacional, motivados por los #FridaysForFuture de Thunberg, entre otros referentes, también abundan. Así que con todo este movimiento en masa, no queda más que aceptar el reto moral, social y ambiental aun cuando no sepamos a ciencia cierta cómo hacerlo; la propuesta, para empezar, es “pensar globalmente y actuar localmente”.

Esos pequeños cambios de actitud personal que inspiran a otros, terminan generando una reacción en cadena que, aunque pareciera incipiente, repercuten de algún modo en el bienestar general.

El llamado es a salir de esa ‘burbuja de confort’ en que nos empeñamos en permanecer, para entrar a la realidad de una Reserva Seaflower también amenazada. Es hora de llamar a la mesa al sector productivo y a la academia, que tiene mucho por decir junto al poder legislativo y tomar decisiones.

Las evidencias nos indican que tenemos no sólo amenazas externas latentes; también las hay –y bastantes– aquí dentro: sobrepoblación, precario manejo de residuos sólidos y líquidos, escaso suministro del recurso hídrico, dependencia de hidrocarburos para la producción de energía, inseguridad alimentaria y deficiente control de especies introducidas; además de una alta vulnerabilidad al cambio climático, advertida por el mismo Ideam el año pasado.

Sí, a los jóvenes les hemos fallado, estamos a punto de entregarles una Seaflower ‘patas arriba’; pero también hay que reconocer que aún se está en capacidad de formar un “ejército moral”. Y lo mejor que podemos hacer por ellos, es hacer valer nuestra voz para allanarles el camino que necesariamente tendrán que emprender.


Add this to your website
 

Translate this page

Welcome Caribe

WELCOME.182

EI.161

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


DO.ITCENTER

BE.ENERGY3

BANNER.BOLSAS

CASABLANCA

CHICKEN.HOUSE22

GESA.NIFF

HOTEL.DORADO

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER1411

CINE1411.9

PELICANO

SOPESA.5