Home Opinión Columnas ¡Votemos! ¡No botemos!
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.CONTRUMUNDO1

¡Votemos! ¡No botemos!

Correo Imprimir PDF

ALBERTO.GUERRA1El ejercicio docente en los últimos días me permitió identificar una falencia en mis estudiantes. El problema fue que muchos de ellos no distinguen entre lo que significa votar y botar. Creo fehacientemente que el no distinguir entre estos dos verbos va más allá de lo ortográfico. Hipotéticamente, sugiero que ellos son un reflejo de lo que sucede en casa, en el barrio y en las islas.

También, ellos pueden ser una muestra no significativa pero representativa de lo que sucede en muchos hogares vulnerables de nuestras islas.

Se ha convertido en una noticia reciente la disposición de residuos sólidos en basureros a cielo abierto en el entorno de la isla. Esto es: botar basuras de todo tipo y dimensión en humedales, vías, jardines, colegios, y hasta en la gobernación; aun existiendo un plan de gestión integral de residuos sólidos PGIRS, una empresa recolectora y un sitio mágico de disposición final de basuras o relleno sanitario que lanza chispas una vez al mes como media.

Camino y tránsito por las calles, y veo padres y madres llevando a sus hijos o acudidos en vehículos desde los que saltan vasos, latas, cartones. En ocasiones neveras, estufas y hornos. Incluso, solo se bajan del vehículo y lo dejan abandonado a expensas de que se incendie o que sus fluidos penetren el suelo y vayan a nuestras aguas subterráneas.

Lo que no ha sido noticia es que, periodo tras periodo, un grupo de muy pocas personas pero significativas salen a votar por los hacedores y ejecutores de política pública, administradores y gestores de lo público. Y votan por ellos, por los de siempre; pero nunca han votado y elegido a favor de nuestras aguas y su conservación.

El agua es indispensable para sobrevivir, y aún más para desenvolvernos como seres humanos. Muchos le dejaron la responsabilidad de cuidar el agua a otros y a pocos. Los de siempre no han preservado nuestras reservas hídricas; no las respetan ni los espacios de amortiguamiento del impacto a fuentes hídricas. Construyen incluso sobre humedales, dándonos cemento a cambio de agua escasa y costosa. Tampoco conservan el mismo mar que nos rodea.

La reserva de biosfera Seaflower corresponde a una extensión de 180 mil km2 y sus Áreas Marinas Protegidas miden 65 mil km2. Nuestras islas mayores no superan los 53 km2 de territorio emergido, el que resguarda humedales y acuíferos de los que nos abastecemos de agua poco menos salada que la que usamos para navegar, conservar y cuidar nuestra economía hasta ahora turístico-extractivista (la que debemos cambiar).

Sí, se ha votado siempre por los mismos que no ven más allá del 0.03% del territorio y quienes se han olvidado de 180 mil km2 de agua. Elegirlos no ha hecho a todos responsables.

El 22 de marzo de 2019 celebramos el día mundial del agua. La Organización de Naciones Unidas ha propuesto el programa “que nadie se quede atrás”. Con esta política internacional, se pretende que reconozcamos la importancia del agua para el desarrollo humano y sustentable. Sin agua, nada de lo que poseemos tiene sentido. Sin agua potable la educación, la alimentación y la salud son una utopía para las presentes y futuras generaciones.

Pocos hemos salido a votar, pero ninguno ha votado por un ideal y política de conservación de nuestras aguas de siete colores, de tonos verde esmeralda. Tampoco hemos votado por agua potable y transparente, solo una ilusión o un personaje. Ningún candidato ni electo se ha comprometido realmente con esto, los resultados lo demuestran. Tampoco nosotros pese a pocos esfuerzos, valiosos pero insuficientes.

En cambio, sí hemos botado escombros y basuras de todo tipo en las esquinas, en manglares, en swamps y gullies, y sin duda en asientos del poder público. Hemos botado estas ideas destructivas contra el agua y la vida en la mente de nuestros niños y niñas. Les hemos dejado toda responsabilidad al estado, y el estado a nuestros mandatarios.

Sin embargo, recordemos que votantes, abstencionistas y electos somos todo el Estado, y seremos todos los que padeceremos por no contar con la bendita agua en las cantidades y calidades que nos merecemos como seres humanos consientes. ¿Nos seguiremos quedando atrás? ¿Será realmente el agua un derecho esencial para todos nosotros?

---------------

EL ISLEÑO no se hace responsable por los conceptos emitidos en esta columna de opinión, los cuales no comprometen su pensamiento ni su postura editorial.

 

 


Add this to your website
Última actualización ( Lunes, 25 de Marzo de 2019 04:46 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

RADIO.NACIONAL

W.175

W.152

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

LOPIDO

KIA4

SOPESA.04

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEP6

CINE.2504

PELICANO