Home Opinión Columnas Vergüenza
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO1

Vergüenza

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDEA2Estoy escribiendo un articulo de una niña de quince años que está llamando la atención del mundo sobre un tema en el que todos somos cómplices pecaminosos: el calentamiento global. Hace dos años una niña de trenzas largas, pálida, de voz profunda y simultáneamente infantil falta a clase todos los viernes.

Empezó sola, en la lluvia, con la cabeza recostada a un pivote de una acera, con su impermeable amarillo y un cartelito que podía pasar desapercibido: Greta Thunberg nació en enero de 2003, cuando yo ya estaba muy graduada y empoderada en la pose de doctora.

Ella empezó a cambiar el mundo cuando tenia 15 años, hablándole de tú a tú, con un desdén de dulce ira, a los gobernantes de Suecia, su país natal, sobre la preocupación que ocupaba su mente: el cambio climático.  Ella tomó sus miedos, el terror que tenia por los incendios forestales, la ola de calor del verano de 2008 y los convirtió en una lucha: se hizo fuerte en su debilidad.

Hoy, poco mas de medio año después, ha conseguido que el ministro de Medio Ambiente de Suecia renuncie, que más de 16.000 científicos se unan a su protesta, que en más de 50 países del mundo la gente se levante y al unísono exija lo que merece.

Greta le ha hablado a dueños de empresas anquilosados en el poder, sacrificando las vidas de generaciones en pos de mantener estilos de vida lujosos.

Mi vergüenza es por haber dejado esta tarea de salvar el mundo en manos tan pequeñas e inocentes, tengo vergüenza por cada pitillo que he usado, por todos los años en los que no reciclé, y sobre todo por las protestas a las que no he ido. Por el trabajo que le dejé a mi hijo y como dependo de su criterio para salvarnos.

Tengo vergüenza colectiva por no promover una educación que busque el pensamiento crítico y en cambio conformarnos con estudiantes modelados a imagen y semejanza de los estereotipos de siempre.

Conformarnos con la normalidad nos mantiene dormidos y cada tanto levantamos la cabeza para observar con admiración a quien se declara distinto y habla en voz alta. Mientras nosotros nos entretenemos con la rosa de Guadalupe, hay quienes están leyendo a Focault; mientras a nosotros nos distraen con iracundas simulaciones de confrontación por el petróleo del mundo, una niña de quince años nos devuelve la fe.

Creo que el mundo debería empezar a temerle más a las adolescentes del mundo: Emma González, Malala, hasta la virgen Maria, todas han hecho temblar los-estatus quo.

---------------

EL ISLEÑO no se hace responsable por los conceptos emitidos en esta columna de opinión, los cuales no comprometen su pensamiento ni su postura editorial.


Add this to your website
Última actualización ( Sábado, 16 de Marzo de 2019 09:16 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

RADIO.NACIONAL

W.153

WE2.176

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

KIA4

SOPESA.04

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEP6

CINE.2305

PELICANO