Home Opinión Columnas La emoción
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO2

La emoción

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDEA2La pugna entre la emotividad y la intelectualidad parece una de esas batallas infranqueables, como_las protagonizadas por la ciencia y la religión, la poesía y la prosa, el arte comercial y el que se excluye de esta característica.

Tan aguda es la guerra, que se le han incluido aspectos relacionados al género, a la razón, la profesión, e incluso a la clase social. Históricamente la sensibilidad emocional, se ha relacionado a mujeres, o a hombres “débiles y afeminados”, artistas, a procesos irracionales, y en general a la ausencia de la rigidez intelectual. No se concibe como un proceso neurológico de la misma categoría del pensamiento racional, y en cambio se le ubica en el cerebro límbico, en el rastro reptiliano del mesencéfalo.

Llorar, erizarse, conmoverse, son percibidas como funciones propias de doncellas atrapadas en torres por dragones, esperanzadas en las virtudes eruditas de caballeros armados, la emoción es propia de bárbaros indígenas o negros africanos y están en censuradas hasta la represión en el hombre blanco colonizador y por definición ‘no salvaje’.

Por eso el viro que significa proponer a la emoción y a los sentimientos como nuevas formas de inteligencia, equivale a darle a estas maltratadas minorías cualitativas (mujeres, nativos americanos, africanos, artistas, etc.) la reivindicación necesaria para disminuir la desigualdad.

Con estudios sobre la memoria, por ejemplo, en donde se han encontrado que existen en dos formas de fijar del corto al largo plazo: la repetición o la emoción con la que se conecte el evento arecordar, demuestran que los procesos neurales mediados por neurotransmisores históricamente asociados a la emotividad también provocan procesos intelectualmente relevantes.

Les pongo un ejemplo: 11 de septiembre de 2001, con seguridad todos los mayores de 30 años, podrán recordar con claridad, donde se encontraban en el momento del atentado, recordaran con claridad detalles de ese día: su ropa, la gente que la rodeaba, incluso lo que comió es día. El 12 de septiembre de 2001, en cambio, está perdida en su memoria. La emoción (miedo, asombro, incertidumbre) que asocio a ese evento, le permite recordar con claridad.

Este conocimiento es aplicable, por ejemplo, a la transmisión que de conocimientos pueden hacer los docentes emocionados en un aula escolar fructífera, vs los que requiere la repetición como método aburrido de crecimiento neuronal.

Otra de las evidencias de la validez de la emoción como forma de inteligencia está en la composición misma de la lágrima. La lágrima reactiva, la de la alergia, la de la lubricación del ojo es un fluido compuesto principalmente de lo contenido en el plasma sanguíneo y la adición de algún lípido ocasional, en cambio, la lagrima emocional, la que contiene, saca y evacua intensas sensaciones tiene en su composición neurotransmisores en proporciones tan altas que casi se podría conocer el interior del llorador si midiéramos de manera estricta sus secreciones.

Despreciar la emotividad y darle una asociación a la debilidad, perpetua los conceptos de inferioridad de aquellos que elegimos otras formas de relación con el mundo.


Add this to your website
Última actualización ( Sábado, 15 de Septiembre de 2018 10:48 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

W146

WI.168.2

WI.168

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


barakh

JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.2

HURACANES1.gif

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

PRESIDENT2

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPTOUR

CINE.ELDEPREDADOR

PELICANO