Home Opinión Columnas Escoba nueva…
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO2

Escoba nueva…

Correo Imprimir PDF


EDNA.RUEDEA2Para empezar la reunión tenía fallas en las listas de personas invitadas, por supuesto los puestos confirmados de todos los que formaban comitivas estaban listos, los que éramos considerados ‘incómodos’ nos hicimos juntos en un ladito, como quien sabe que es un lunar, una verruguita.

Previamente el ministro Juan Pablo Uribe se había reunido con los especialistas y los prestadores de servicios de salud y les había lanzado una premisa. “lo sé todo, y no se puede maquillar la realidad”. Ya no era necesario hacer el recorrido histórico de desaciertos que nos trajeron hasta aquí.

Al principio y por una más de esas casualidades, que parecen rodear este proceso, mi nombre no aparecía en la lista, claro que no sería necesario estar adentro, me siento igual de cómoda entre los trabajadores del hospital, que, en una reunión de los selectos, para desgracia de muchos: yo soy pueblo.

Al final me entraron, a la brava: colada. 

El ministro, un médico en ejercicio, un hombre que parece amable, tomó la vocería y se apersonó; ya habían atravesado a una turba de gente dolida por lo que puede ser catalogado como nuestro pequeño holocausto.

Cuando habló el gobernador actual, admitió en la primera frase que no todo estaba bien en el Clarence, y con eso junto a una disculpa, a una expresión de vergüenza por esta situación, la furia se aminoró un poquito.

El alcalde de Providencia intervino para abogar por un pueblo olvidado y cuyos habitantes se encuentran a merced de las oraciones para combatir enfermedades para las que otros tienen también antibióticos.

El presidente propuso oír a la gente, permitirnos una catarsis corta de dos minutos con intensiones propositivas, ya no valía la pena hablar de los faltantes de medicamentos y la manera irresponsable con la que foráneos habían venido en secuencia a apropiarse de los recursos y huir luego con las arcas llenas y los muertos a cuestas, era el momento de proponer. 

Mi mano se levantó enseguida, para empezar y a sabiendas que era justo que todos los actores se expresaran propuse dos aspectos, en los que yo creo se sostiene en parte la crisis: la ley de fronteras, en la que injustamente aparecemos excluidos y que nos obliga a comprar insumos en la Colombia continental a precios ridículamente altos, y la ausencia completa de la caracterización de un pueblo que no sabe, ni cuántos somos, ni de que enfermedades sufrimos.

Se le propuso (al Presidente, claro está) fortalecer y permitir a las empresas prestadoras de salud (EPSs) dar alivio a la situación de salud del archipiélago, se habló del talento humano local, de sus posibilidades de dar respuesta a pacientes que son además su familia, se pidió educación continuada para los jóvenes profesionales, de la disposición de residuos tóxicos y de la posibilidad de evacuarlos como se venía haciendo hasta ahora.

Hablaron los anestesiólogos y contaron de la ausencia de sueldos por más de cinco meses, las trabajadoras del aseo contaron como se les cortó el contrato después de reclamar la deuda.

El gobierno nuevo, no llegó con las manos vacías, traían algo que reclamamos hace un año: propuestas. Para empezar, se dijo que se priorizarían de proyectos de infraestructura para mejorar los servicios: Hospital de Providencia, ambulancias marítimas, equipamiento en imágenes diagnósticas, laparoscopia, endoscopia, se igualaría el PC (el valor que se paga por cada usuario del servicio) del subsidiado al contributivo, lo que traerá en teoría mayor liquidez para el financiamiento. 

Sobre los Centros de Salud se dijo que se enfocarían en la atención primaria a la población en los casos que no demanden alta complejidad.

Se pensó en la contingencia para la disposición de los desechos, el pago oportuno de salarios y a terceros, la caracterización de la población.

La meta no quedo inscrita en la crisis, la meta se propuso para la creación de un modelo propio, autentico, pensado para unas islas que son distintas, basándose en modelos de salud que tuviesen en cuenta nuestra idiosincrasia y estilos de vida: para esto, nos pidieron más tiempo, 15 semanas.

Este plazo puede parecer una eternidad para quien lo padece, pero esperemos que con el ojo fiscalizador de un gobierno que necesita urgente una victoria temprana, los operadores se vuelvan serios. Y la verdad, a tanta promesa bonita, sí se sumará un pueblo que vigila, que se está preocupando y que ha dado muestras de que no se ya no se conforma.

Después me cole otra vez, en la reunión de las autoridades raizales, llegué tarde y los encontré a todos bonitos y sentados a la izquierda, mientras los nuevos miembros del gabinete se sentaban a la derecha (siempre a la derecha), lo que alcancé a oír fue un presidente hablando en inglés, prometía una valoración cultural y admitía el desconocimiento de histórico que la Colombia continental tenia de su archipiélago. Eso se sintió bien, era casi una disculpa, casi…

Hay mucho que esperar, mucha promesa, mucha escoba nueva. Habrá que esperar, estaremos atentos, seguiremos de pie.

Postdata: Dice Duque que si tenemos la misma-play list.

Los secretarios no hablaron.


Add this to your website
 

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

WI.167.2

WI.167

W144

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.2

LEGALIDAD.2

HURACANES1.gif

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

PRESIDENT2

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPTOUR

CINE.0808

PELICANO