Home Judicial Judicial La increíble y triste historia del barrio Los Corales…
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO2

La increíble y triste historia del barrio Los Corales…

Correo Imprimir PDF

La imagen puede contener: exterior

La historia que se narra a continuación –tomada con autorización de su autor, el blog Quitasueño– es una de las más increíbles y tristes que posiblemente se podrá hallar en los anales de la contratación estatal en las islas. Como en la novela de Gabriel García Márquez, la víctima cándida sucumbe en desgracia tras la manipulación desalmada de sus supuestos restauradores.

Veinte años después de ocurrido uno de los peores siniestros de la contratación de San Andrés con el abandono en 1998 de las obras del alcantarillado sanitario en los tramos Sarie Bay - Hotel Acuario, por los contratistas Simeón Molina Ramos, y Pedro Gómez; el Departamento se enfrenta tristemente a una situación similar, ante la dejación de las obras de recuperación de las vías internas del barrio Los Corales.

En ese momento, la isla de San Andrés quedó postrada, y su recuperación tardó más de catorce años. Con este escrito se pretende relatar unos hechos, interpretarlos, transcribir algunas versiones, presentar algunos interrogantes, sin que ello conlleve a endilgar responsabilidades, que es función de los entes de control.

El 27 de diciembre de 2017 el Gobernador del Departamento celebró con nuestros recursos propios, el contrato No. 1880, dentro del proceso licitatorio No. 048 de 2017, por valor de Dos mil ciento doce millones ciento ochenta y dos mil trescientos setenta y tres pesos ($2.112.182.373.00),  justificado –dicen los estudios previos– en que la vocación turística de la isla, requiere mejorar su desempeño frente a los nuevos retos y compromisos que se adquieren tanto con la comunidad residente en la Isla, como con la flotante, por lo que se pretende entre varias necesidades el mejoramiento de la red vial, tal y como lo plantea el Plan de Desarrollo Departamental 2016-2019, ‘Los que soñamos somos +’, el cual definió el componente ‘Un Archipiélago + competitivo’ y dentro de este, una estrategia denominada ‘Infraestructura y Equipamiento Urbano’.

El plazo de ejecución del contrato fue de siete meses, contados a partir de la fecha de inicio de las obras, que fue exactamente el viernes 29 de diciembre de 2017, lo cual indica que las obras deberían estar finalizadas el próximo 29 de julio. No obstante lo anterior, las mismas se encuentran en la etapa inicial de remoción de la capa de concreto, y al día de hoy, totalmente abandonadas.

Lo estudios previos describen Los Corales como un barrio de inmigrantes, legalizado con sus vías internas en su gran mayoría pavimentadas en rígido, con una densidad poblacional relativamente alta, cuyas vías internas ya cumplieron con su vida útil, encontrándose completamente deterioradas, con grandes baches, hundimientos, grietas y fisuras que desestabilizan completamente la superficie de rodadura, incrementando el riesgo de accidentalidad en la zona, y por supuesto, la sensación de pobreza y sentimientos de abandono del Estado en el sector de esta pequeña ínsula.

LAS PRESUNTAS ANOMALÍAS

La imagen puede contener: casa y exterior

¿Dónde está el apoderado del contratista?

El 17 de diciembre de 2017, el Representante Legal del Consorcio Vías Corales 2017, Carlos Julio Ramírez James, ganador de la Licitación Pública No. 048 de 2017, arriba mencionada, otorgó ante la Notaria Pública del Estado de La Florida, Mitra C. Rampersad, un poder especial al ingeniero barranquillero, Marco Tulio Solano Glen, para que en su nombre y representación, junto a su apoderado judicial, apoye y asuma la defensa técnica del Consorcio, en todas y cada una de las audiencias que se decreten en los procesos contractuales, quedando autorizado para solicitar certificados, RUT, suscripción y/o apertura de cuentas para el manejo de los recursos ante las entidades financieras, tramitar y solicitar las pólizas respectivas, etc.

En base al poder conferido, Solano Glen suscribió el contrato 1880, de conformidad con lo consignado en el pliego de condiciones, y la propuesta presentada por el Representante Legal del Consorcio, Ingeniero Carlos Julio Ramírez James.

Según consta en oficio del 26 de junio de 2018, dirigido por Carlos Julio Ramírez James, a la Secretaria de Infraestructura (e) María Paola Vélez Sosa, el ingeniero Solano Glen; de manera inconsulta, y sin encontrarse facultado para ello, subcontrató la obra el 26 de febrero de 2018, con la empresa Ram Ingeniería Construcciones SAS, por un valor de Mil millones trescientos ochenta y un mil cuarenta y tres millones doscientos cincuenta mil pesos ($1.381.043.250.00), solicitándole al Interventor de la obra, Ricardo José Cogollo Ponce, la autorización para hacerse con el 50% del valor total del contrato, como anticipo, dándole destinaciones distintas a las que contempla el contrato para la adquisición de materiales, maquinaria, y pago de obligaciones laborales a los trabajadores de la obra.

La Sociedad Ram S.A.S. subcontrata sin la autorización del Gerente y Representante Legal, Carlos Julio Ramírez James. El Sub-Gerente de la empresa es el Ing. Enzo Ramos Suárez.

La situación es aún más complicada si se tiene en cuenta que el Representante Legal y Gerente de Ram Ingeniería Construcciones SAS, Carlos Julio Ramírez James, es también el Representante Legal del Consorcio Vías Corales 2017. O sea, que según su versión ofrecida al blog Quitasueño, subcontrata sin saberlo, a Carlos Julio Ramírez James, y quien finalmente opera desde la sombra es el Ingeniero Enzo Ramos Suárez, suplente del Gerente, próximo según también lo afirma, a un muy conocido contratista de las islas de Providencia y San Andrés.

Carlos Julio Ramírez James, en entrevista desde el exterior manifestó a Quitasueño: “Me vine hace un año a residenciar en los Estados Unidos con mis hijos, por una extorsión que me hicieron en San Andrés. En el proceso de licitación siempre piden que un raizal, o residente con Occre, aporte los documentos y la experiencia para un Consorcio, como casi siempre nos pasa a los de la isla. Aporté los documentos, y me metí en el Consorcio, pensando en que en este país hay que trabajar como un verraco. Aporté los documentos ya que por norma y por pliegos el Representante Legal debe ser un residente (…)”.

“Le confié mis documentos a un contratista de la isla para abrir una Sociedad Anónima Simplificada S.A.S., la cual montó con Enzo Ramos Suárez (…) Cuando supe ya tenían subcontrato montado con anticipo de obra (…) Jamás pensé que él hiciera eso (…) Ni me consideraron para una opinión, ni manejos; todo para él (…) Cuando yo supe ya habían hecho todo; tenían su plata, me estuvieron negando (…) Como interventor siempre presiona a los contratistas (…)

¿Dónde está el interventor?

La imagen puede contener: exterior

El 27 de diciembre de 2017, fue celebrado el Contrato No. 1886, para la Interventoria Financiera, Técnica, Administrativa y Ambiental para la rehabilitación y mantenimiento de las vías priorizadas en el Plan Vial Departamental de San Andrés (Vías Internas Los Corales). La firma ganadora de la adjudicación fue el Consorcio Corales 18, compuesto por las siguientes empresas: Bryan & Sons de San Andrés e IMR Ingeniería Limitada de Monteria

Concep S.A.S. de Barranquilla, cuyo subgerente, suscriptor y representante legal en el contrato es Ricardo José Cogollo Ponce, presente en las contrataciones de las islas desde el año 2010, cuando le fue adjudicado en el Municipio de Providencia y Santa Catalina, el diseño, construcción y ejecución de la Vía de Panthan Beach, como Representante Legal del Consorcio Providencia Panthan Beach 2010.

El plazo de ejecución de la interventoría se ha estableció en siete meses y 15 días, en concordancia con el término de ejecución de la obra del Barrio Los Corales, contado a partir de la suscripción del acta de inicio del contrato.

El valor del contrato de interventoría fue la suma de Trescientos diez millones cuarenta y cinco mil pesos ($310.045.000.00), equivalente al 14,67% del valor del contrato principal, porcentaje nunca antes convenido en un proceso licitatorio en el Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, los cuales históricamente han sido pactados dentro de un rango comprendido entre el 5% y el 10%.

Llama la atención que en el contrato principal, y en el de interventoria, ambos adjudicados el 27 de diciembre de 2017, las pólizas de garantía hayan sido expedidas y aprobadas el mismo día, un 29 de diciembre, y ese mismo día, un viernes antes de Año Nuevo, se hayan iniciado las obras, lo cual a juicio de Quitasueño podría haberse efectuado para facilitar el trámite y apropiación del anticipo.

La celeridad con la cual se suscribió el Acta de Inicio al Contrato, el 29 de diciembre de 2017, se evidencia con la solicitud que se le hace al apoderado del contratista Carlos Julio Ramírez James, el ingeniero Marco Tulio Solano Glen, de modificar las pólizas que amparan las obligaciones del contrato por el término establecido, debido al tiempo transcurrido entre la suscripción de las pólizas y el inicio de las obras, lo cual demuestra que el Acta de Inicio de las obras no debió suscribirse sin que se efectuaran las actualizaciones y modificaciones, gestión necesaria para la aprobación de las pólizas por la Oficina Asesora Jurídica de la Gobernación.

La gravedad de la situación 

La imagen puede contener: exterior

Para el 11 de julio de 2018 fueron citados por el secretario de Infraestructura (e) en la Sala de Juntas de la Gobernación, los contratistas y la aseguradora Seguros de Vida del Estado S.A., teniendo en cuenta las diferentes citaciones efectuadas y su inasistencia, y la comunicación del interventor de la obra, el 22 de junio pasado, seis meses después de la firma del acta de inicio, que la misma presenta un retraso del 97,08%.

La diligencia, de sumo cuidado y precaución, fue aplazada para el 13 de julio, en la Sala de Juntas de la Gobernación.

Reza en el documento de citación, lo expresado por el Representante Legal del Consorcio, Carlos Julio Ramírez James:

“(…) El contrato fue firmado, repito, de manera inconsulta y sin ningún tipo de información, entre el señor Marco Tulio Solano Glen, y Enzo Ramos Suárez, quien funge como Representante del Gerente (…) No he podido localizar a los beneficiarios con los anticipos entregados (…) En la Secretaria de Infraestructura no encontré profesional alguno que respondiera a las necesidades para el desarrollo de la obra, la cual ha estado literalmente parada por falta de recursos de parte del contratista (…)”

Mientras tanto, los moradores del Barrio Los Corales –y su entorno densamente poblado– se encuentran en una situación de vulnerabilidad y riesgo de inundaciones, enfermedades infecciosas y accidentes.

El Ingeniero Marco Tulio Solano Glen, quien le solicitó a la interventoria el retiro de la totalidad del anticipo, a través del Contrato Fiduciario 3-1-5855 Consorcio Víal Corales 2017, dispuso de los mismos, pudiendo haber incurrido, presuntamente, en el delito de peculado por apropiación.

Preguntas finales

La imagen puede contener: exterior

¿Por qué tardó tanto tiempo la Gobernación del Departamento en asumir la dirección y supervisión del contrato?

¿Por qué ha transcurrido tanto tiempo sin que la Gobernación haya aplicado las sanciones correspondientes por el incumplimiento y abandono de las obras?

¿Existe alguna medida de precaución implementada por la Secretaria de Gobierno para prevenir situaciones de riesgo y vulnerabilidad?

Tomado del Blog Quitasueño. Fotografía ‘El Extra’. Graficación EL ISLEÑO


Add this to your website
Última actualización ( Lunes, 23 de Julio de 2018 05:27 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

WI.167.2

WI.167

W144

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.2

LEGALIDAD.2

HURACANES1.gif

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

PRESIDENT2

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPTOUR

CINE.0808

PELICANO