Home Ambiental Ambiental Jardineros del arrecife...
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

EMANCIPATION3.2018

Jardineros del arrecife...

Correo Imprimir PDF

JUNEMARIE.MOW3

Con motivo del lanzamiento de la campaña por la preservación del-parrot fish (Sparisomaviride), EL ISLEÑO dialogó con la directora fundacional de la Corporación para el Desarrollo Sostenible de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina), June Marie Mow Robinson, ahora directora ejecutiva de la Fundación Providence, ONG que promueve dicha iniciativa conservacionista con el apoyo de la organización norteamericana ‘Seacology’.

La elaboración por parte de estudiantes de cuarto y quinto de primaria y de grado sexto de bachillerato en forma individual o grupal, de una obra de arte que recree un arrecife vivo con pez loro; o en su defecto, uno sin él, pero mostrando el panorama desolador por su ausencia. Otro componente está relacionado con un ‘concurso de talentos’ que se realizará junto al canal regional Teleislas (programa ‘Da Music’) en el que se premiará la creación de un jingle (letra e interpretación) de no más de 60 segundos, que debe contener un mensaje alusivo al pez loro.

En este, pueden participar personas de cualquier edad en forma individual o grupal.

Jardinero’ de los arrecifes

“Si hay un ecosistema con una simbiosis* muy diversa es el coralino, porque depende de otros organismos para su bienestar”, afirma la directora de la Fundación Providence, lo que explica el por qué los seres humanos están estrechamente ligados con la necesidad perentoria de su conservación y cómo al proteger al pez loro garantizamos nuestro propio bienestar.

“En los arrecifes coralinos crecen muchos organismos como moluscos, crustáceos y algas; estas últimas crecen muy rápido, son como ‘maleza’ marina y si alguien no las poda permanentemente (eso hace el pez loro), cubren completamente el arrecife produciendo su muerte porque no pueden recibir luz solar para que crezcan los pólipos y se complete el proceso de fotosíntesis”, asevera.

Es que los corales bajo estas circunstancias, físicamente quedan sin oxígeno; provocando el colapso de todo el ecosistema del cual dependen más organismos. Con esto se agrava además el problema de erosión costera por el incremento del nivel del mar (consecuencia del calentamiento global), porque un arrecife débil no es capaz de contener la energía que de las olas. La amenaza que actualmente enfrentan los corales, se relaciona indefectiblemente con el cambio climático y con el término ‘resiliencia’, que se refiere a la capacidad que tiene un organismo para resistir una amenaza y adaptarse a los cambios.

Su bienestar es el nuestro

Según algunas investigaciones científicas recientes, si antes se hablaba de extinción de especies, en esta era de cambio climático se habla de desaparición de ecosistemas. “Y si hay uno que podría hacerlo completamente, es el arrecife coralino”, afirma Mow Robinson. El problema se ha vuelto más crítico en las islas porque los arrecifes están muy debilitados por prácticas de turismo indebidas, accidentes de semi-sumergibles y jet ski; además de la sobrepesca por el aumento de la demanda y la sobrepoblación.

En Providencia también se notan ciertos efectos nocivos, aunque en menor escala, producto del vertimiento de aguas residuales directamente al mar sin tratamiento previo, por ejemplo. En la producción de arena, el pez loro también juega un papel vital porque, mientras consume algas raspa –literalmente– el arrecife muerto y sus heces se convierten en ‘oro puro’ para las islas al proporcionar su mayor atractivo: playas blancas y el mar de tonalidades diversas que todos admiramos.

Y como si fueran pocos los atributos de este pez multicolor, cuya gama varía de acuerdo al género y a la etapa de desarrollo (juvenil o adulta), y del cual se conocen alrededor de 80 especies en el mundo; se tiene además que son hermafroditas, es decir, las hembras pueden cambiar de sexo cuando muere un macho líder, lo que garantiza la perpetuidad de la especie.

“Hay que cerrar el círculo vicioso”

Dado que lo primero es socializar el papel de esta especie y el grado de amenaza en el que se encuentra, posteriormente la iniciativa busca crear conciencia sobre su importancia, realizando diferentes actividades con los pescadores, administradores de restaurantes y operadores turísticos.

De acuerdo con la profesional, a través de varios estudios que se han adelantado sobre el estado de los recursos marinos en el Archipiélago, como uno publicado por el Invemar y el Ministerio de Ambiente, se considera que el pez loro está en ‘peligro’ de desaparición. Según algunos expertos de la isla, el tipo ‘guacamaya’ ya no se ve en el Archipiélago.

“Esta noticia es grave porque en principio no se deberían extraer, está prohibido por estar catalogado como recurso hidrobiológico”, afirma Mow Robinson, agregando que la autoridad ambiental (Coralina) está muy cerca de reglamentar esta actividad. Así mismo, comenta que la tarea de sensibilización es ardua porque varios pescadores ya entienden la importancia de su protección, pero con otros ha sido más complicado al ver en esta especie una alternativa comercial para compensar la merma en abundancia de otro tipo de peces que tradicionalmente se pescaban en estas aguas.

“Hemos detectado que algunos restaurantes ofrecen este producto como ‘pargo loro’; el trabajado de información se ha intensificado con los pescadores artesanales de San Luis, quienes son los que más lo comercializan. Por el contrario, la cooperativa ‘Fish and Farm’ de Providencia, por política general no compra este tipo de pescado, están de acuerdo en prohibir su captura y gratamente hemos visto que conocen muy bien la importancia ecológica del pez loro”, afirma Mow Robinson.

Esta problemática trasciende fronteras, puesto que en las islas cayos al norte del Archipiélago, embarcaciones de países vecinos llegan buscando este mismo recurso muy apetecido en la cocina tradicional de República Dominicana y Jamaica, principalmente. Mow Robinson señala que están trabajando en sintonía con Coralina y las dependencias gubernamentales involucradas como las secretarías de Turismo y de Educación, además del gremio comercial y pesquero, se garantiza gran parte del éxito de esta labor al construir confianza en la población.

“Interiorizar el compromiso es lo que nos tomará más tiempo –afirma– pero hay que hacer que los pescadores entiendan que si los arrecifes se mantienen en buen estado, garantizamos que haya mayor abundancia de especies. Pensamos que podría implementarse un sello a los productos marinos de ‘Pesca Sostenible’ o hacer un reconocimiento a los pescadores comprometidos con la causa, dándolos a conocer a través de ‘habladores’, por ejemplo, en las mesas de los restaurantes sensibilizados”, conluye.

Son variadas las propuestas a plantear para que a modo de ‘bola de nieve’, crezca el compromiso de los diferentes actores que interactúan en esta cadena productiva de la que, en buena parte, dependemos todos en mayor o menor medida.

*Simbiosis: asociación entre organismos de especies diferentes para beneficiarse mutuamente en su desarrollo vital.


Add this to your website
Última actualización ( Viernes, 06 de Julio de 2018 12:23 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

W142.1

WI.166

WI.166.2

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.2

LEGALIDAD

HURACANES1.gif

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

PRESIDENT2

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPTOUR

CINE.1107

PELICANO