Home Opinión Columnas El amor en los océanos
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.CELIS3

El amor en los océanos

Correo Imprimir PDF

PINEDA MUNOZEl amor, ese sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona, no es una cuestión meramente humana. De hecho, el océano constantemente nos muestra diversos despliegues de afecto, cortejo y viva lealtad, muestra de que el amor en los océanos existe y no se limita solamente a la humanidad.

Una de las principales pruebas de amor en el océano es la vida en pareja, es decir la monogamia. Son muchas las especies marinas que se ‘casan’ con una sola pareja a lo largo de sus vidas, e incluso cuando esta muere no retoman el cortejo.

Varias especies de caballitos de mar (Hippocampus) por ejemplo, una vez encuentran una pareja, permanecen juntos durante todas sus vidas. Similarmente ocurre con el pez ángel francés (y otras 18 familias de peces marinos) quienes entregan lealtad permanente al ‘amor de sus vidas’, compartiendo hábitat y alimento, y permaneciendo por siempre con sus parejas.

De hecho, el pez ángel francés tiende a ponerse bastante agresivo cuando alguien intenta separar al matrimonio (cualquier parecido con los humanos es pura coincidencia).

Una de las más famosas parejas en el océano, son los albatros (Diomedeidae). Esta especie de ave marina ha sido objeto de admiración y numerosos estudios, no solo por su conocida vida en pareja, sino por el ostentoso cortejo de la pareja, el cual puede tardar más de un año. Con picoteos, cantos y un baile extravagante de la pareja, el albatros es una de las especies que una vez emparejada se quedan juntas toda su vida. A pesar de que cerca del 90% de las aves son consideradas monógamas, el albatros con su despliegue de cortejo y alta fidelidad, es sin duda alguna una de las parejas más románticas del océano.

Otros monógamos en el océano son los pulpos (Cephalopoda). Estas especies, a diferencia de las anteriores, no comparten todas sus vidas en pareja, pero tienen ciclos de vida tan cortos, que solo copulan con una pareja en toda su vida, y posteriormente mueren. El único representante de este grupo que tiene una vida más longeva es el pulpo rayado del Pacífico, el cual además de reproducirse varias veces en su vida, es sin duda alguna el más romántico de todos, pues la pareja se besa durante la cópula.

Menos común es sin embargo el caso de una especie de cangrejos oceánicos (Planes minutus), quienes viven en el caparazón de la tortuga caguama (Caretta caretta). Los cangrejos, quienes colonizan el caparazón de la tortuga, han demostrado monogamia social a la hora de reproducirse. Esto es, crean grupos de individuos dentro de los cuales se reproducen, nunca compartiendo con otros grupos incluso en proximidad. Las parejas se crean dentro del grupo social y permanecen a lo largo del tiempo, creando un vínculo reproductivo durante sus vidas.

La vida en pareja, más allá de una decisión irrevocable, brinda varios beneficios a las especies marinas. Primero, permite que haya certeza en la reproducción de los individuos y asegura un cuidado biparental de los huevos y las crías al nacer, aumentando por lo tanto el éxito reproductivo y sobrevivencia de la siguiente generación. Segundo, en situaciones de limitación de hábitat permite hacer un uso eficiente del espacio por ser compartido, y asi mismo defender dicho territorio por los dos individuos; y tercero, la búsqueda de alimento en pareja arroja mejores resultados, por ejemplo, en especies que cazan aumenta la probabilidad de obtener alimento por medio de estrategias conjuntas de depredación.

Además del cortejo, la compañía, el trabajo en conjunto y la repartición de las labores, el océano nos muestra diversos ejemplos de vínculos de vida y muestras de afecto que perfectamente podríamos catalogar como amor. Es por esto, que encontrar estos vínculos de vida en el mundo animal y marino causan tanta empatía a nosotros, en especial, debido a que el matrimonio y la idea de compartir un vínculo de por vida entre dos personas de manera sentimental, espiritual y cultural tiene un significado profundo, el cual se ha visto reflejado en todos los tiempos y culturas del mundo, más allá de las creencias religiosas, o la falta de estas…

…El amor no conoce fronteras, ni siquiera las marinas. El océano crea parejas que permanecen por siempre unidas. Ahora nosotros que vivimos en una época de amores efímeros, quizás hoy tengamos algo que aprender de nuestros marineros amigos.


Add this to your website
Última actualización ( Sábado, 14 de Abril de 2018 10:18 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

EI.149

WI.171

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.FIJA

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPT3

CINE.1213

PELICANO