Home Opinión Columnas Special meat
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.CELIS3

Special meat

Correo Imprimir PDF

PINEDA.MUNOZLa carne de tortuga, más conocida como ‘special meat’ en San Andrés, Providencia y Santa Catalina, continúa siendo plato fuerte en los hogares y algunos restaurantes de las islas, a pesar de su reiterada prohibición para pesca, venta y consumo en el Archipiélago, el país y el mundo.

Las tortugas marinas son unas de las criaturas más antiguas que conoce la Tierra, con una presencia de más de 100 millones de años, desde la época de los dinosaurios. En el mundo existen siete especies diferentes de tortugas marinas, seis de las cuales se encuentran en Colombia.

Desafortunadamente, esta riqueza de especies de testudines solo ha facilitado su sobrexplotación, causando que hoy todas las especies residentes de nuestro país se encuentran enlistadas con algún grado de amenaza de extinción: Caguama, Carey y Caná, críticamente amenazadas; Verde, en peligro; Golfina, vulnerable.

Si bien las poblaciones de tortugas marinas del mundo se encuentran en declive debido a numerosos factores que las amenazan (degradación o pérdida de playas de anidación por desarrollo costero, erosión, contaminación, pérdida de áreas de alimentación como pastos marinos y arrecifes coralinos, ahogamiento por ingerir bolsas plásticas, muerte por enredos en redes de pesca y lesiones con las hélices de las embarcaciones) no hay duda alguna de que a nivel local su mayor amenaza es el hombre.

Es por esto que internacionalmente se han planteado una serie de esfuerzos y estrategias para promover su conservación, proteger sus zonas de anidación y alimentación, y prohibir rigurosamente su caza, consumo y explotación, como la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES); el Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO; la Estrategia Mundial para la Conservación de las Tortugas Marinas (UICN); el Protocolo de las Áreas Protegidas y Vida Silvestre (SPAW) y la Red para la Conservación de las Tortugas Marinas del Gran Caribe (WIDECAST), entre otros.

Colombia, además de participar de los acuerdos internacionales previamente mencionados, cuenta con el Programa Nacional para la Conservación de las Tortugas Marinas y Continentales de Colombia (2002), y con instrumentos jurídicos nacionales que soportan la protección y conservación de las tortugas marinas a nivel regional y nacional.

Algunas de estas son el Código Nacional de los Recursos Naturales Renovables y de Protección al Medio Ambiente (Decreto 2811 de 1974), la reglamentación en materia de fauna silvestre (Decreto 1608 de 1978), resoluciones como la No. 157 de 1993 que prohíbe el aprovechamiento de las tortugas marinas así provengan de capturas incidentales y obliga al uso de dispositivos excluidores de tortugas marinas (DET), y el Código Nacional de Policía.

Sorprende que aun así algunas personas en las islas no quieran acatar estas prohibiciones ampliamente difundidas, no es algo nuevo que estas especies no se pueden explotar. De hecho, en el país desde 1964 está prohibida su caza, recolección de individuos y de sus huevos (Resolución Nº 0219 de 1964, Ministerio de Agricultura).

Cazar, comprar, comer y/o comercializar tortuga, sus huevos, caparazones o cualquiera de sus derivados es ilegal. Una persona que infrinja las leyes, normas, decretos y convenios previamente estipulados estará sujeto no solo a que se le retire el producto (pescadores), sino a que se le cierre su establecimiento (restaurantes), a que se le imponga una multa y hasta a que vaya a la cárcel. La ley es clara, y es para todos, nos corresponde a los ciudadanos cumplirla, y a las autoridades hacerla cumplir.

Injustificable e inaceptable

No es justo que por permitir que unos pocos quieran saciar su apetito voraz acabemos con las especies amenazadas de tan alto valor para los océanos. Las tortugas marinas, así como todas las demás especies de fauna y flora, son recursos de todos: niños, jóvenes, adultos y ancianos, presentes y ausentes, actuales y futuros. Un gusto gastronómico de unos pocos no puede ser el causante de una tragedia ambiental nacional y mundial, el egoísmo ambiental es imperdonable, pues vivimos en un mundo compartido, y no uno propio.

Si bien algunos se escudan en su uso ‘tradicional’, no se puede confundir la costumbre con la tradición. El hecho de que durante muchos años se haya consumido cierta especie, no convierte esa costumbre en una tradición, ya que esta conlleva principios cosmológicos o religiosos atados a elementos fundamentales de la identidad de un pueblo.

La notable abundancia de tortugas en nuestros mares en el siglo XIX, y, la relativa facilidad de cazarlas junto con la voracidad de los mercaderes en comerciar con el valioso carey, seguramente influyó en su consumo generalizado desde esa época, pero eso no quiere decir que la tortuga, como ninguna otra especie en particular, tenga un significado mítico, religioso o de significancia ética para ninguna de nuestras poblaciones.

Si somos seres de hábitos y de costumbres, ¿no tendremos igual que acostumbrarnos a la falta de estas especies una vez llegue su extinción? ¿Quieren ser acaso los responsables de la desaparición permanente de estos antiguos inquilinos marinos?

Prefiero yo al menos, más que contar historias asombrosas a mis nietos sobre las maravillas del océano y las tortugas que habitaban las islas, tener la posibilidad de llevarlos a sumergirse en el mundo marino que usted y yo tuvimos la oportunidad de conocer. Si tenemos la fuerza de un pueblo unido, unidos podemos salvar a estas especies, esta vez diciendo: ¡NO SPECIAL MEAT!

Bióloga Investigadora, Seaflower Research and Conservation Foundation


Add this to your website
 

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

EI.149

WI.171

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.FIJA

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPT3

CINE.1213

PELICANO