Home Opinión Columnas Tenéis que cambiar el mundo...
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.CELIS3

Tenéis que cambiar el mundo...

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDEA2Además de los primeros 10, conocidos y publicitados, del 11 y el 12 ('No dar papaya', y 'A papaya puesta, papaya partida'), debería existir el Mandamiento 13: ‘Tenéis que cambiar el mundo’. Algo simple que a juzgar como se presenta el planeta no exigiría más que acatarlo sin miramientos.

Lo primero por definir es a quien iría dirigido, y al ser un mandamiento, como su palabra lo indica se hace mandato indiscutible, no admite exclusiones, ni notas al pie. Sería universal y en consecuencia comprometería a todo el que se llame así mismo humano.

Lo segundo por conceptualizar es que significa cambiar. Se puede pensar que el cambio es espontáneo, que es parte misma del movimiento, de lo vivo, que el cambio es en sí, lo único seguro, y que con o sin intervención, es inevitable.
Pero como todo movimiento, exige una fuerza que lo inicie. Se puede esperar a que la cuerda desgastada que sostiene un-estatus quo, una condición, un paradigma o una tradición se rompa iniciando un movimiento por mera atracción gravitacional, o se puede decididamente empezar el proceso. La aptitud iniciadora, la energía precursora, es el meollo del asunto, la exigencia es entonces ser fuerza y ejercerse hacia un vector.

Lo último es precisar que es ‘mundo’. El planeta puede estar limitado a un cuerpo, a una habitación, a una cuadra, a un barrio, a un pueblo, o a una región, a un país, un continente, la tierra o el universo mismo. El mundo es una definición personal que el individuo se impone a si mismo tras la evaluación de sus herramientas y recursos.

¿Y cuáles son estas herramientas?, la primera es innata, la condición misma de humanidad requiere la adaptabilidad y ella es en sí cambio. Desde hacer un refugio para la tormenta, cocinar los alimentos, cultivar o emprender un viaje, todos son cambios que el hombre primitivo entabló con un insumo básico: la voluntad, y una vez adquirida, el humano deberá sobreponerse a las fuerzas que se ejercen en contra del cambio. Las tormentas para un viaje trasatlántico, la pereza de terminar un informe, o los comentarios en contra de un proyecto.

Para seguir adelante, es menester que aprenda, formal e informalmente, el aprendizaje le indica cómo hacerse más eficiente y le establece con claridad la dirección al vector. La educación entonces, se vuelve una herramienta que le permite ilustrarse con los errores cometidos anteriormente y evaluar alternativas.

Cambiar el mundo es una obligación de todos. De una adolescente de 17 años en Estados Unidos reformando una enmienda de más de 200 años; de un hombre que hoy limpia el andén de su casa para servir de ejemplo; de una madre que enseña honestidad; o de un grupo de personas que se unen para mostrar que el bien es posible.

‘Cambiar el mundo, no morir sin cambiar el mundo’, yo creo que basta ese mandamiento, y lo otro tomaría su lugar.


Add this to your website
 

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

EI.149

WI.171

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.FIJA

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPT3

CINE.1213

PELICANO