Home Opinión Opinión ¡Microplásticos hasta en la sopa!
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

INSPIRATIC01.jpg

¡Microplásticos hasta en la sopa!

Correo Imprimir PDF

Desde que se inició la producción masiva de plásticos en la década de los 50’s la producción ha ido incrementando, a tal punto que en este momento se ha sobrepasado las 350 millones toneladas. Diariamente se produce más plástico, principalmente para satisfacer las necesidades de una industria de productos ‘desechables’, es decir utensilios que tienen una vida útil de menos de 1 hora y desechamos, pero que no son biodegradables y en realidad duran una eternidad.

Con un estimado de más de 8 millones toneladas de plásticos ingresando en los océanos cada año, no es de sorprender que estas partículas se encuentren en todos las especies marinas y cualquier producto o derivado del mar. Los microplásticos - fragmentos de plástico que miden menos de cinco milímetros - se originan por el rompimiento de plásticos de mayor tamaño a lo largo del tiempo, de productos cosméticos que contienen estas partículas miniatura tales como las cremas exfoliantes, cremas dentales, productos de maquillaje para mujeres, fibras sintéticas y productos de ‘papelería’ como la escarcha.

Los microplásticos entran a la cadena alimenticia por medio de pequeños organismos como el plancton (que son la base de la cadena alimenticia en el océano) que los consumen y acumulan, estos organismos son consumidos por especies más grandes como invertebrados y peces, y a su vez nosotros los consumimos a ellos. Especies de mayor tamaño en el océano, además de consumir a las anteriores, también ingieren fragmentos de plástico de mayor tamaño, incluyendo tapas, pitillos y bolsas entre otros.

Todas las especies marinas los han consumido, e incluso estudios recientes han demostrado que hasta los pólipos de los corales los consumen y al no poder digerirlo lo acumulan en sus tejidos.

Es inevitable que las especies marinas consuman microplásticos, pues estas partículas se encuentran suspendidas en el agua y con las corrientes viajan largas distancias, contaminando todos los ecosistemas oceánicos del planeta. Ahora, la sal marina alrededor del mundo ha sido contaminada por estas partículas, encontrando su camino de vuelta a nuestras casas y posándose sobre nuestras mesas, donde ingenuos la hacemos parte de nuestras dietas.

Un estudio que evaluó 17 reconocidas marcas de sal marina originarias de 8 países diferentes y distribuidas en el mundo, encontró partículas de microplásticos (principalmente polímeros y sus pigmentos) entre los cuales los más comunes fueron polipropileno y polietileno (usados para la producción de botellas plásticas y otros artículos desechables).

Lo que más preocupa de los microplásticos es su prevalencia en los océanos, el nivel de contaminación es tan alto, que era solo cuestión de tiempo antes de que las consecuencias llegaran a nuestras casas. Los impactos en la salud humana por el consumo de plásticos son aún desconocidos, pues no se ha podido realizar un estudio comparativo dado que hasta la fecha no se ha encontrado un grupo de personas que no hayan sido expuestos a ellos. De hecho, tan solo en Estados Unidos el 95% de las personas adultas tiene niveles detectables de plástico en su orina. El plástico se ha convertido en un elemento casi imposible de evitar, y desde la gestación hasta la muerte estamos expuestos a él.

A pesar de todo esto, no se observan cambios reales en los hábitos de la humanidad. Las cifras son alarmantes: 1’000,000 botellas plásticas compradas por minuto, 500’000,000 pitillos usados diariamente, 10’000,000,000,000 vasos de café y 500’000,000,000,000 bolsas plásticas desechadas cada año. Menos del 10% de estos residuos son reciclados, ¿A dónde van a parar estos desechos? ¿A un relleno? ¿Al océano?

Es fácil evadir el problema cuando no tenemos que verlo de frente, pero ese tiempo se acabó. Los plásticos que desechamos están regresando a nosotros, y silenciosa y sigilosamente se han filtrado en nuestros alimentos, los de nuestros padres y nuestros hijos.

Los plásticos vienen afectando a los océanos desde hace años y, sin embargo, ha sido poco lo que se ha hecho para solucionarlo. Me pregunto si ahora que es un riesgo inminente a la salud pública empezaremos realmente a cambiar nuestros hábitos cotidianos, y a buscar una solución real que minimice la contaminación. Estos estudios demuestran que la situación es más grave de lo que se pensaba, y que no podemos esperar a mañana para solucionarlo, ¡debemos actuar ya!

 

Translate this page

Welcome Caribe

Welcome.192.jpg

Elisleno173PORTADA

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


COMUNICACIONES.CONTRALORIA02

CASABLANCA.CUADRADO

DOITCENTER.AIRE

BANCO.REPUBLICA.SEPTIEMBRE.jpg

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02