Home Ambiental Ambiental “La reserva debe ser sostenible y sustentable para todos”, RNS
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

SICLO 7

“La reserva debe ser sostenible y sustentable para todos”, RNS

Correo Imprimir PDF

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

Desde la declaratoria de la Reserva de Biosfera Seaflower en el año 2000 varias iniciativas públicas y privadas trataron, en forma dispersa, de fortalecerla. Sin embargo, fue sólo después del adverso fallo de la Corte de La Haya en 2012 cuando se formalizó, consolidando lo que ahora se conoce como ‘Alianza Seaflower’. Este es su presente, abordado de la mano con su gerente, Rixcie Newball Stephens.-Entrevista

Como compensación a la pérdida del maritorio, la Corporación para el Desarrollo Sostenible de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina) actualizó este proyecto y se logró que el gobierno nacional consolidara un ente donde se articularan esfuerzos de distintas organizaciones en pro de la conservación y fortalecimiento de la Reserva de Biosfera (RB) Seaflower.

“La Alianza se formalizó el 15 noviembre de 2015, y es proyecto jalonado desde la Presidencia de la República, al más alto nivel y estrechamente relacionado con el denominado Plan Archipiélago”, dice Newball Stephens, gerente fundacional y actual cabeza visible de la organización.

En un principio la conformaron sólo entidades públicas, diez para ser exactos: los ministerios del Interior, de Relaciones Exteriores, Defensa Nacional, Agricultura y Desarrollo Territorial, además, del primordial de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

También con los directores del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, Planeación Nacional, Coralina, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (como ordenador del gasto de la subcuenta del Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina) y la Gobernación de las islas.

Cuestión de sostenibilidad

Si bien en una Reserva de Biosfera debe procurarse la conservación ambiental y de los recursos, también se debe propender hacia un crecimiento económico amigable con el medio ambiente y la distribución equitativa de los beneficios a la población del territorio.

Dentro de los lineamientos del programa ‘Hombre y la Biosfera’ (Man and Biosphere) de la Unesco, este esquema intergubernamental debe establecer con base científica, una mejor relación de las personas con su entorno.

En estos 17 años de declaratoria, Coralina ha tratado de hacer lo pertinente en la protección de los recursos naturales. Pero a los otros dos aspectos –crecimiento económico amigable y distribución equitativa de los beneficios entre la población– ha faltado darles su debida preponderancia, por parte de otros entes.

Si bien, en el departamento se ha dado un crecimiento económico ente 3 y 5 por ciento desde el 2003 (según cifras del DANE y el Banco de la República), no ha sido el adecuado, en lo que respecta a una RB.

¿Turismo masivo?

Newball Stephens, estima que el turismo masivo no es el ideal ni debería ser la base económica sobre la cual se sustenta la economía regional de este archipiélago, sin embargo afirma: “Anhelamos que haya un mejoramiento en la calidad de vida de la gente de las isla. Que se sienta y se perciba. El hecho que vengan un millón de turistas al año no debe ser-per sé… Debe ser un medio para obtener recursos para contribuir a mejorar las condiciones del territorio y de los que estamos acá”.

La unión hace la fuerza

Por otra parte, el gerente explica que la Alianza unió las diversas acciones que individualmente se estuvieron desarrollado en el departamento de manera aislada para mostrar un resultado más sólido y visible, además de demostrar que la RB Seaflower sí existe y está funcionando.

Es así que en al momento de la formalización, las partes intervinientes fueron todas públicas, pero el deseo a nivel nacional era vincular lo máximo posible al sector productivo y llegar hasta los hogares y empresas.

“De esta forma empezamos los contactos y conseguimos en 2016 que los primeros voluntarios se vincularan, empezando con Providencia, donde algunos supermercados, posadas nativas, hoteles y la cooperativa de pescadores se adhirieron a la Alianza, cada uno desde su especialidad o capacidad”, recuenta.

Los supermercados de Old Providence, por ejemplo, contribuyen con tareas específicas de producción y consumo sostenible de agua, reducción en el uso de plásticos y mejoras en el manejo de los residuos. Igualmente en San Andrés, poco a poco, se han sumado entidades y empresas privadas tales como la Cámara de Comercio, la empresa de aseo Trash Busters y el Instituto de Formación Técnica Profesional (Infotep), entre otros.

También la Empresa de Energía del Archipiélago (EEDAS) que junto al ministerio de Minas y Energía van muy adelante en su plan de migrar hacia energías alternativas y el cambio de electrodomésticos por unos más eficientes, para que el modelo de generación de electricidad en las islas no dependa únicamente de un combustible fósil.

“Un particular también puede ser un aliado nuestro –explica Newball– siempre y cuando se comprometa a desarrollar una tarea, programa o proyecto que pueda contribuir a fortalecer la RB; lo que incluye también su financiación, porque la Alianza no es ejecutora de recursos”.

A la fecha, son 26 aliados que conforman este organismo: siete en San Andrés, igual número en Providencia, y doce del nivel nacional.

Compromisos puntuales

Cuando comenzaron las interrelaciones entre los distintos aliados de manera concreta en el 2016, los compromisos eran variados; cada uno ofrecía un abanico muy amplio desde su competencia.

Pero a medida que la Alianza comenzó a organizarse mejor, se determinaron metas hacia donde apuntar para canalizar mejor las fuerzas, estrategias y responsables para conseguirlo, además de establecer indicadores para medir la efectividad de las acciones.

“De igual forma, la Unesco definió el llamado Plan de Acción de Lima, propuesto a diez años. Así que los compromisos del colectivo, se alinearon con los de esta organización mundial, logrando en junio de 2017 la creación de su propia hoja de ruta con 22 frentes de acción”, expresó entusiasmado Newball Stephens.

Plan de Acción de la Alianza Seaflower

En 2017 se trabajó en seis líneas estratégicas puntuales en el marco de este Plan de Acción: energía limpia, manejo integrado del recurso hídrico, seguridad alimentaria, producción y consumo sostenible, educación para la formación y preservación de los recursos naturales.

Con este plan de trabajo definido “los nuevos aliados que queremos vincular, deberán estar relacionados con alguna de estas líneas estratégicas, ya no puede ser un proyecto cualquiera sino uno que encaje en alguna de estas seis líneas priorizadas por la Gobernación, Coralina y Presidencia de la República”, puntualizó el gerente.

Estrategias educativas

Para que esta iniciativa no sea un esfuerzo aislado, la Alianza ha promovido también dentro de sus líneas de trabajo lo pertinente en el tema educativo, definiendo con Coralina un pensum ambiental especial que ya fue acogido por la Gobernación. El currículo está en este momento en análisis con la Secretaría de Educación, para establecer su pedagogía para que sea más efectiva la enseñanza en todos los niveles educativos.

Repensando el turismo

También con la Secretaría de Turismo, se vienen realizando tareas de evaluación de la actual actividad económica, como motor de la economía regional, para que sea la más adecuada en el turismo sostenible que debe darse en una RB.

“Yo no estoy en contra del turismo masivo porque sí, de hecho podría ser aprovechable. Lo que debemos evaluar es de qué forma jalona nuestra economía, porque más personas ingresando a la isla significa más infraestructura, inversión e impacto ambiental dado que se generarán más aguas residuales, más desechos, e igualmente necesitamos mayor cantidad de alimentos”.

“Aquí hay que entender que el desarrollo sostenible no es el fin, es el medio. Nunca se va a lograr, si no se mejora la calidad de vida de quienes interactúan en una sociedad que –hay que decirlo con suma claridad– debe ser diferenciado porque somos un escenario distinto: estamos en una reserva mundial de biosfera”, concluye el timonel de la RB Seaflower.

Plan de Acción: todos los 22 frentes

1. Promover la RB como un lugar que contribuye de forma activa a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

2. Establecer alianzas a nivel local, regional e Internacional para la conservación de la biodiversidad y para beneficio de la población local, tomando en consideración los derechos de los pueblos indígenas.

3. Emplear la RB como emplazamiento prioritario u observatorio para la investigación, la supervisión y la mitigación del cambio climático y su adaptación a este, también para fomentar el Acuerdo de París de la COP21 en la CMNUCC.

4. Fomentar las iniciativas económicas verdes/sostenibles/sociales dentro de la RB.

5. Realizar investigación y garantizar la conservación a largo plazo de los sistemas socio-ecológicos de la RB, incluida la restauración y la gestión adecuada de los ecosistemas degradados.

6. Facilitar directrices que permitan a los Estados miembros aplicar el concepto de RB e implantar el Plan de Acción de forma eficaz.

7. Reconocer la RB en la legislación, las normativas o los programas a nivel nacional y/o regional.

8. Establecer colaboración con instituciones educativas y formativas, especialmente las Cátedras UNESCO, así como los Centros y Colegios Asociados para llevar a cabo actividades educativas, formativas y de desarrollo de capacidades con el fin de que las partes interesadas de las RB, incluidos sus administradores y titulares de derechos, tengan en cuenta los ODS.

9. Identificar y divulgar las buenas prácticas para el desarrollo sostenible e identificar y eliminar las prácticas no sostenibles de la RB.

10. Animar a los administradores, las comunidades locales y otras partes interesadas de la RB a colaborar en el diseño y la implantación de proyectos que ayuden a la gestión y al desarrollo sostenible de su RB.

11. Implantar mecanismos para el pago equitativo por los servicios de los ecosistemas (PSE).

12. Implantar programas para conservar, mantener y fomentar las especies y variedades de valor económico o cultural y para sustentar la prestación de servicios de los ecosistemas.

13. Organizar programas regionales y locales de formación, aprendizaje y desarrollo de capacidades.

14. Difundir interna y externamente los resultados de las actividades de la Alianza Seaflower, incluidos los casos de buenas prácticas en la reserva de biosfera.

15. Crear e implantar acuerdos de hermanamiento entre RB de distintos países.

16. Crear oportunidades de colaboración y asociación con el sector privado en y/o para Seaflower, que sean abiertas, responsables y sostenibles.

17. Llevar a cabo un análisis sobre una marca global de la Reserva de Biosfera Seaflower consolidada, y establecerlo, con las directrices nacionales y locales asociadas.

18. Crear una estrategia de comunicación y un plan de acción.

19. Implantar el plan de acción de comunicación.

20. Implantar un Observatorio de la Reserva de Biosfera Seaflower para facilitar la puesta en común de datos y conocimientos de la Alianza Seaflower.

21. Presentar un informe bienal ante los Comités nacional y local del MAB sobre los progresos del Plan de Acción, usando la plantilla facilitada por el Secretariado de dicho organismo.

22. Evaluar la implantación a medio plazo del plan de acción.


 


Add this to your website
Última actualización ( Domingo, 14 de Enero de 2018 09:18 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

WA2

W1

W1A

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

FAGAR

CONSTRUMUNDO1

SOPESABLINKY

JR.MET RX

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

PRESIDENT2

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPTOUR

CINE1904

PELICANO