Home Opinión Columnas Del 31 de Diciembre y otros demonios
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO1

Del 31 de Diciembre y otros demonios

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDEA2Después del solsticio de invierno la tradición dice que tenemos que replantear la vida, tener metas nuevas, buscar alternativas, sentir ilusión y esperanza. Hemos plantado en un día al año todas las promesas de mejora, hacemos resúmenes, balances, pretensiones…

Nos agarramos el gordito (o gordote) abdominal y nos despedimos de él, revisamos las arrugas de los ojos y las canas sobre la sien, las facturas por pagar, los juramentos rotos., repasamos fotos, recordamos amigos, lloramos muertos, besamos bebes.

Y entonces llega el primero de enero, con su infaltable lapsus para escribir el nuevo dígito del año, pasaremos saludándonos hasta febrero, deseándonos buenos deseos y prosperidad.

Y el gordo ahí, vigilante de las mañanas en que llueva y posterguemos el gimnasio, y las fotos ahí, de amigos a los que no vemos, que no llamamos, de esos que Facebook recuerda el cumpleaños pero nosotros ya no tanto, aplazando las risas, aplazando la vida, los sueños. Haremos mas de eso que nos han dicho que es ser adultos: trabajar, pagar cuentas, renegar, quejarse, acumular, dolerse... dormir, levantarse... hasta que llegue el otro solsticio y nos cuestione.

Y ¿si no lo hacemos? Y, ¿si esta vez no me despido de mi rollito y en cambio lo asumo? ¿si me hago amiga de mi cuerpo envejecido? ¿si me alegro de cada bocanada de aire? ¿y si me hago cosquillas? ¿si no me angustio con promesas incumplibles? ¿si no me quejo sino que actúo?... Qué tal si me sorprendo nuevamente viendo los colores encendidos del atardecer, ¿qué tal que sea el último?

¿Qué pasaría si esto fuera todo, si ya viviera el sueño de otro, si ya tengo lo que otro solo anhela, yo que camino, yo que tengo techo, yo que hablo, que tengo Caribe, que tengo comida, que soy... ¿Qué pasaría si decidiera ser simplemente feliz y dejara de añorar la falta? probablemente dejaría de ser un ser humano, probablemente eso es lo que la gente ha llamado muerte, la plenitud del todo, la ausencia de la búsqueda.

El solsticio está hecho para marcar la noche más larga, para dar espacio a la reflexión, para designar inicios y cerrar ciclos, pero en un mundo que vive a bits por segundo cuadrado, el espacio para mirarse hacia adentro esta menos preciado y se vive de promesas y de filtros, el silencio, la introspección, la calma, la meditación son bienes menos preciados al lado de un teléfono, un vestido o un abdomen.

La invitación de la noche más larga sigue siendo la misma: iluminar nuestra propia oscuridad y enfrentar el único demonio que nos acosa, nosotros mismos.  


Add this to your website
 

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

WA1

W2A

W1A

WI

WO

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ3

SOPESABLINKY

JR3

HOTEL.DORADO

INFOTEP1

SEA WHA COFFE

LA.PERFUMERIE

PRESIDENT2

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPTOUR

CINE10

PELICANO