Home Opinión Columnas Ética: el país cambia o se derrumba
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

LA.HAYA2

Ética: el país cambia o se derrumba

Correo Imprimir PDF

OSWALDO.SANCHEZ“La ética es una guía que muestra el correcto comportamiento del ser humano en determinadas ocasiones, este es regido por las costumbres y leyes de la sociedad donde se habita, y siempre se busca el no dañar o lastimar a otra persona” (Valores Éticos).

Puesto que vivir en sociedad implica satisfacer necesidades de diverso orden: física, mental o social, todo lo que contribuya a aliviar esas necesidades se torna “valioso”, por lo que la Ética se convierte en un VALOR. Uno supondría, entonces, que fuera clamor unánime sancionar a quien vaya en contra de este y otros valores, pero la experiencia nos dice que esto no es así. ¿Cómo explicarlo?

Desgraciadamente en nuestro país, en todos sus puntos cardinales, la Ética se extravió. Pareciera que todo está perdido, que no hay ruta a seguir, que los caminos no conducen a ninguna parte. Por eso el Procurador Fernando Carrillo ha sentenciado: “se recupera la ética o el país se derrumba”. O “de culo pal estanco”, como cuenta Norma L Ramírez que les decía el papá “cuando estábamos en una situación grave y sin señales de recuperación”.

Pero las palabras solas no bastan; sin acciones son como campanas sin badajo. Las palabras deben ir acompañadas con el ejemplo; mejor aún, deben estar precedidas del ejemplo, pues como dice la columnista Ana Cristina Aristizábal: “El niño aprende a comportarse éticamente, viendo lo que ve en la casa y en la calle. (…) un niño terminará robando si vio a sus mayores hacerlo; dándose puños con otro, si eso fue lo que vio hacer en su casa y en la calle (…); haciendo chanchullos y trampas, si los vio hacer a los de su casa toda la vida”. 

Pero no únicamente en la casa. El mal ejemplo cunde como una plaga: “En el país se han perdido los principios y los valores, no hay un concepto de moralidad que debería imperar en el ejercicio de todo cargo”, afirma José Gregorio Hernández, expresidente de la Corte Constitucional

La degradación ha llegado a tales niveles de envilecimiento que hasta magistrados de las cortes están envueltos en la miseria de la corrupción “quebrantando la democracia y el sistema de confianza que hay frente a las instituciones de justicia”, de manera bastante grave, según lo percibe Jorge Kenneth Burbano, director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre. Pareciera que en Colombia “ser malo paga”, como lo afirma la revista semana.com, llevándose de paso la confianza en las instituciones.

Mientras la sociedad no reaccione nada irá a cambiar. Y aquí la Escuela puede asumir un liderazgo decisivo, y cual nueva “Flor del Fango”, debe levantarse para poner las cosas en su puesto. Labor dura, larga y no exenta de riesgos “teniendo en cuenta nuestro contexto sociopolítico de alta conflictividad”, como advierte la Fundación Compartir. Ello no debe amilanar al Maestro ni desestimularlo en la tarea de la formación del Ethos (costumbre, conducta, carácter, personalidad, modo de ser) en la Comunidad Educativa.

No se debe olvidar que la clave del éxito de la misión se halla en las entrañas de la misma Escuela, ya que es la única Institución que tiene la llave para abrir la puerta de una nueva humanidad: los niños. 

Pero no es solo tarea del Maestro de la Básica o la Media; corresponde a la Universidad la formación de sus estudiantes, los futuros profesionales, de modo que estén dispuesto a ser autónomos en la aplicación de los valores y ser capaces tanto de valorar escenarios sociales como de presentar soluciones a problemas coyunturales, según plantea María Antonieta Castellanos, de la Universidad de Sonora, México.

Este problema de la falta de Ética no se puede señalar a una única causa sin caer en un simplismo ramplón, pero no por ello se van a diluir responsabilidades ni permanecer impasibles, por lo que concordamos en que “Colegios y universidades deben hacer siempre una reflexión profunda y una autocrítica para mirar el fenómeno con seriedad y tomar acciones al respecto”. Por eso creemos que fue un gesto valiente de autocrítica que el Observatorio de la Universidad Colombiana diera a conocer las universidades donde se formaron “los 110 colombianos que, en la última década, han sido polémicos”, y “con reservas éticas por sus actuaciones”.

Las cosas van mal en todo nuestro país, pero quedan esperanzas, hay aún rescoldo en el fogón. Como dice Antanas Mokus: necesitamos “Entender que el sistema educativo y los medios tienen que prepararnos para una lucha que debe unir desde el papa Francisco hasta los estudios del comportamiento humano más rigurosos. Colombia no puede darse el lujo de no entender el grado en el cual la corrupción es un lastre que debemos dejar atrás”.


Add this to your website
Última actualización ( Sábado, 04 de Noviembre de 2017 04:17 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

W1A

WB

W2A

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


 JUANCHOGONZALEZ3

SOPESABLINKY

JR

HOTEL.DORADO

INFOTEP1

SEA WHA COFFE

PRESIDENT

DECAMERON

TRASH BUSTERS

DROGUERIA

OVER.RECEPTOUR

CINE2

PELICANO