Home Opinión Editorial Sin rigor no hay paraíso
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

LA.HAYA2

Sin rigor no hay paraíso

Correo Imprimir PDF

Se deben apretar las tuercas y no bajar la guardia. La cero tolerancia, el rigor contra el crimen y a la impunidad deben estar por encima de todo, al igual que acciones más efectivas que las autorizadas hasta ahora y mayor contribución ciudadana; de lo contrario continuará la negligencia para prevenir crímenes y entregar seguridad a la isla y a los isleños.

La entrega del presunto asesino de Randy Pusey y unas capturas no solucionan el problema de inseguridad y por eso las autoridades deben aprovechar este momento de apoyo comunitario y repudio general e ir más allá para dinamizar sus acciones y atacar las fuentes delictivas a través de unas estrategias que han dado resultados visibles en otros lados.

Es necesario también hacer un análisis de conciencia para identificar acciones u omisiones que hicieron que San Andrés haya llegado a un punto tan grave. No importa si son incómodas, hay que hacer preguntas y autocrítica para identificar puntos débiles porque hay muchos.

Habiendo tantos controles y siendo una isla oceánica, ¿cómo es posible que hayan llegado tantas armas? ¿Por qué la comunidad no denuncia más? ¿Porqué la Fiscalía y la Policía poca atención prestan a ciertos hechos criminales y no actúan con mayor celeridad y efectividad?

Se requiere de una estrategia multidimensional de acciones preventivas y comunitarias, con meta clara de acabar con las diferentes organizaciones criminales, casi todas detrás de la droga y la extorsión, que ‘controlan’ sectores de la isla y que tienen a la comunidad en jaque.

Desde finales de los setentas las islas han entrado en el negocio de facilitar el tránsito de drogas hacia los Estados Unidos, pero ahora con la llegada desde el continente de poderosas organizaciones delictivas post-paramilitarismo llegaron las armas y muchos muertos. Todo facilitado por buena parte de los locales que por una ganancia rápida arriesgan todo.

¿Qué aprender de otros lados?

En sitios con problemas de violencia las autoridades implementan una variedad de estrategias y medidas, casi tocas de choque o preventivas. En San Andrés también, pero es evidente que no funcionan del todo y deben ser replanteadas. Graves fallas se asocian a las técnicas y estrategias, el necesario acercamiento y confianza comunitaria y el uso poco óptimo de los pocos recursos de que se dispone (más bien mejores equipos y menos dormitorios bonitos y gratis).

Para el caso de San Andrés las soluciones pueden ser las siguientes:

1. Es evidente que la Policía, la Fiscalía y la Gobernación deben concentrarse más en prevención de crímenes (atacar antes de que el delincuente ataca), en la aplicación e imposición de las normas, y en el mejoramiento de instrumentos tecnológicos (como CCTV) y forenses que ayuden a resolver casos. La Policía en particular debe mejorar la captación de información de inteligencia, o por lo menos poner a buen uso lo que se tiene.

2. La Policía debe enfocarse también en crímenes no violentos y menores porque la tolerancia a los mismos abre camino a que se cometen delitos mayores. Se presta mucha atención a chequear motos, un mecanismo para acorralar criminales, y es por eso que debe haber un balance entre coger a alguien sin pase y arrestar a un criminal. Debe manejar mejor sus recursos y personal.

3. Se debe adoptar una política de mano dura y cero tolerancia de toda acción delictiva, no solo de delitos evidentes sino de los camuflados como corrupción dentro de las instituciones (que protege a criminales) y enriquecimiento ilícito por actividades conexas al narcotráfico. Hay que atacar donde más duele: en los bolsillos, en las cuentas bancarias y en los múltiples testaferros que se prestan para esconder dineros adquiridos de manera ilegal. Si no hay penalidad y mano dura, se incentiva el crimen. A veces se da la impresión de se mira deliberadamente del lado opuesto a donde se cometen delitos, lo que genera desconfianza y por lo tanto desestima a la comunidad a proveer información valiosa.

4. Una mayor cooperación e interacción con la comunidad como medida para captar información, así como para calmar angustias. Y de paso montar un programa de respaldo a víctimas que no existe.

5. La comunidad por su parte debe tomar mayores acciones, involucrarse más e informar más sobre delitos, dejando a un lado el miedo, la apatía o el encubrimiento. Esto se logrará sólo con garantías de protección de parte de las autoridades. La comunidad no debería sentir temor a represalias, y la hay, tal como el Fiscal General pudo comprobar, y debe tener la certeza de que no habrá inacción de las autoridades al entregar información valiosa o de que lo que se haga sea temporal y no algo a largo plazo.

6. Hay que atender la correlación entre degradación social y urbana y crimen. San Andrés ya tiene los problemas asociados a los tugurios o barrios marginales del continente: desempleo, hacinamiento, pérdida de valores, ausencia de principios éticos y morales, falta de movilidad social y las ansias de progreso a como dé lugar. En particular, se deben diseñar programas para atender el grave problema de deserción escolar y desempleo juvenil y evitar que muchos terminen en la delincuencia.

7. Controlar las armas. No se debe tolerar la tenencia privada de armas y se debe incentivar una entrega voluntaria o retiro forzoso.

8. Atacar los sitios calientes (o hot-spots) y no se deben tolerar áreas ‘no-go’ donde hasta la Policia parece tener miedo entrar. La fuerza pública y el ejército tienen el monopolio de la fuerza, no las pandillas.

9. Desmantelar las organizaciones criminales. Una forma comprobada de lograr esto es mediante una intervención en sus esquemas y operaciones delictivas (si se conoce cómo operan es más factible neutralizarlos).

10. La Policía y la OCCRE deben unir esfuerzos porque muchos del continente usan a San Andrés como refugio a donde andan como ‘Pedro por su casa’ y continúan sus acciones delictivas.

Y a todas estas ¿Cómo va la puesta en marcha del Observatorio de Seguridad Ciudadana (OSC) inaugurado el 3 de agosto pasado por el vicepresidente de la República, general (r) Oscar Naranjo Trujillo en San Andrés?


Add this to your website
Última actualización ( Domingo, 22 de Octubre de 2017 05:47 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

W1A

WB

W2A

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


 JUANCHOGONZALEZ3

SOPESABLINKY

JR

HOTEL.DORADO

INFOTEP1

SEA WHA COFFE

PRESIDENT

DECAMERON

TRASH BUSTERS

DROGUERIA

OVER.RECEPTOUR

CINE2

PELICANO