Home Opinión Columnas Historias de una Montaña
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

JR

Historias de una Montaña

Correo Imprimir PDF

PINEDA.MUNOZSi las montañas hablaran y contaran su historia, ¿qué historia contaría el Cliff de San Andrés? La meseta del Cliff es un relicto de bosque tropical, de hecho, el único bosque que aún se conserva en buen estado en la isla, poseedor además de una especie vegetal endémica del Archipiélago, presente sólo en este lugar.

El Cliff fue declarado reserva natural hace unos años, y los propietarios de los terrenos han hecho un importante esfuerzo por continuar conservándolo, manteniendo la zona sin intervenir. Desafortunadamente, y pese a todos los esfuerzos por conservar un ecosistema tan valioso para el Archipiélago, el Cliff se encuentra cada vez más invadido por asentamientos humanos: invasiones de casas de infraestructura improvisada, apropiadas de terrenos ajenos que hacían parte del relicto vegetal.

La montaña del Cliff era propiedad de Mamá Velodia (María Bolodia Avila de Tovar), quien poseía la parte alta de la montaña, y de Rene Humphreys, poseedor de la parte baja. La montaña era una zona casi virgen en los 60’s, ausente de casas y construcciones, donde crecía desde la roca madre la vegetación. El Cliff es el punto más alto de San Andrés, y corresponde al primer punto emergido cuando desde bajo el agua surgió la isla. Así mismo, fue también el primer punto con vegetación.

Este antecedente de antigüedad, permitió que en esta montaña se formara este espacio boscoso, que por sus caídas agudas posteriormente se denominó el Cliff. La piedra caliza y la montaña cuentan no solo la historia de una civilización en una isla, sus fósiles cuentan además la historia de los corales y las especies que bajo el agua acompañaban al arrecife que dio origen a la isla de San Andrés.

Con la venta de los terrenos de Mamá Velodia iniciaron unos pocos a construir sus casas en medio de la naturaleza, asumiendo el compromiso pactado con la venta de los terrenos de mantener la zona montañosa en buen estado, y de no vender a unos pocos que querían explotar.

En estos años (69-70), los nuevos propietarios del Cliff cedieron parte de un terreno de la montaña a la Aerocivil para la construcción de un radar de mayor capacidad y de mejor tecnología (VOR) que el que había entonces en Sarie Bay (Radiofaro). El nuevo radar fue instalado en la zona más alta del Cliff logrando un buen cubrimiento para la zona del Archipiélago de San Andrés.

Con dicha obra, se adelantó también la construcción de los tanques de agua que se esperaba servirían para distribución del agua potable a North End, y los cuales se esperaba fueran custodiados permanentemente por las fuerzas militares (como lo fue por algún tiempo, pero no en la actualidad) con el puesto de vigilancia que se establecería con el fin de proteger el radar de cualquier atentado que pudiese pasar.

Lastimosamente, aquella tupida montaña que en el momento se había pensado como un barrio tranquilo de hermosas posibilidades, y que fue después declarado una zona de reserva forestal, fue poco a poco convirtiéndose en el nuevo Chambacú. En el 71 empezaron a brotar entre las faldas bajas de la montaña una que otra casa de invasión, fue una, dos, diez… ¡En menos de un año cien! Como una cosecha fueron apareciendo casas una tras otra, hasta cubrir por completo las faldas del Cliff.

Este fenómeno social que en principio amenazaba la montaña, ha avanzado hasta tal punto que hoy, la pregunta no es como evitarlo, sino como recuperar este lugar. La infraestructura improvisada y la falta de servicios básicos como alcantarillado en esta zona, representan un problema de salud pública para una población vulnerable, un problema social para las autoridades que no logran si quiera el ingreso a sus terrenos, y un problema ambiental para la reserva forestal que se encuentra cada día más reducida, y evidentemente afectada por la contaminación.

¿En qué momento actuarán los gestores sociales para acudir a una población en riesgo? ¿En qué momento recobrarán las autoridades orden en sus terrenos? ¿En qué momento el ente ambiental obrará en esta zona a favor de la conservación de la reserva?


Add this to your website
 

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

WI

W1

W2

IDEAM

 

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


SUPERGIRO

SOPESABLINKY

HOTELDORADO

COLUMBIA

SEA WHA COFFE

PRESIDENT

DECAMERON

TRASH BUSTERS

DROGUERIA

CINE3

PELICANO