Home Opinión Editorial ¿Rescate?
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO1

¿Rescate?

Correo Imprimir PDF

Con la promulgación del decreto 415 de Ministerio del Ambiente, dado a conocer como una especie de ‘salvavidas’ de la reserva de biosfera; surgen expectativas esperanzadoras, pero también dudas razonables e inclusive severas críticas de reconocidos sectores académicos y de la dirigencia raizal.

El 10 de noviembre del año 2000 el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, fue declarado por la Unesco como Reserva Mundial de la Biosfera bajo el singular nombre de ‘Seaflower’. Una sugestiva denominación con dos lecturas: la primera, evocadora, por su significado (en inglés): flor marina; y la segunda, histórica, por todo lo que encierra su etimología ancestral.

Aquellos que conocían hace 17 años la trascendental importancia de dicha distinción, centraron sus anhelos y esperanzas en que a partir de dicha categoría, las islas –sobre todo San Andrés– entrarían en los albores de la nueva centuria por un camino de sostenibilidad diferente al modelo extractivista  y depredador que se había impuesto desde la segunda mitad del siglo XX.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados desde la dirección de Coralina –en cabeza de June Marie Mow, primero, y Elizabeth Taylor Jay, después–  con sus respectivos equipos de trabajo que alcanzaron en aquellos tiempos a desarrollar planes encaminados a garantizar la sostenibilidad del archipiélago, como en el caso de la Aguas Marinas Protegidas (AMP’s); los resultados, sobre todo en los últimos años, no fueron los esperados.

Con la noticia conocida y divulgada ampliamente esta semana en el sentido de que el Ministerio del Ambiente expedirá un nuevo decreto para reglamentar de manera especial y con enfoque diferencial, un plan de ordenación y manejo integrado que facilite el llevar a cabo una gestión articulada en materia de manejo ambiental y desarrollo sostenible de la Reserva de Biosfera Seaflower; las esperanzas de su fortalecimiento se renuevan.

En efecto, se prevé que con el llamado ‘Plan de Ordenación y Manejo Integrado de la Unidad Ambiental Costera’ (Pomiuac), el Archipiélago articulará los cinco instrumentos de planificación ambiental que actualmente existen en el territorio, agilizando la gestión, facilitando su manejo y direccionando la elaboración y adopción de planes de ordenamiento territorial, según lo señalado por el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo.

Los planes que se integrarán en el decreto son el Plan de Manejo de la Reserva de Biosfera Seaflower; los planes de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas (Pomca); los planes de Zonificación de los Manglares; el plan de Manejo de Acuíferos y Aguas Subterráneas; y los planes de Manejo de Áreas Protegidas: (DNMI Área Marina Protegida de la Reserva de Biosfera Seaflower, el Parque Regional ‘Old Point’, el Parque Regional ‘Johnny Cay’ y el Parque Regional ‘The Peak’).

Esta gran tarea quedará en cabeza de Coralina que recibiría todo el apoyo técnico y científico del Ideam, el Invemar y el  Instituto Alexander von Humboldt, para garantizar su propósito. Al menos, eso se proclama en el anunciado decreto que aguardamos nazca con la fortaleza que bridan las herramientas legales y el compromiso político de lograrlo. Para que esta vez sí se asuma –en toda su dimensión– la grandeza de haber sido distinguidos por la Unesco como Reserva Mundial de Biosfera.

Bienvenidas las medidas cuando son para salvaguardar nuestro entrañable territorio, y bienvenido también el debate, cuando aporta luces para enriquecer la iniciativa.


Add this to your website
Última actualización ( Sábado, 18 de Marzo de 2017 16:04 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

WA1

W2

WO

W1

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ1

SUPERGIRO01

SOPESABLINKY

HOTELDORADO

SEA WHA COFFE

PRESIDENT

DECAMERON

TRASH BUSTERS

DROGUERIA

CINE0

PELICANO