Home Opinión Columnas A este paso, Nicaragua soberana
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

RAIZAL

A este paso, Nicaragua soberana

Correo Imprimir PDF

CRISTINA.BENDEKEn un informe trimestral, el Ejército nicaragüense informó orgullosamente que el Estado ejerce soberanía sobre el territorio marítimo que “recuperó” de Colombia en 2012. Se le garantizó seguridad a 134 embarcaciones de pesca industrial con presencia de la Fuerza Naval de Nicaragua, y se anunció además la expansión de la capacidad de presencia en el Mar Caribe. Mientras tanto, aquí no sabemos nada.

Casualmente ayer se cumplió un año desde que La Haya aceptó la segunda demanda de Nicaragua a Colombia. Vaya aniversario. W Radio y El Heraldo publicaron una nota sobre el tema de las embarcaciones hace unos días; no El Tiempo ni El Espectador. Este espacio, sin embargo, es para hacer las preguntas parcializadas de una comunidad que lleva ya los años viviendo en el limbo. ¿Qué está haciendo el Estado colombiano para garantizar la integridad territorial? Han pasado cuatro años desde el fallo, y aún nadie conoce estrategias de cooperación, no se sabe de ningún avance en particular, no se sabe nada.

Últimamente Nicaragua ha adoptado una posición política que da por sentado el resultado que persigue, y que legalmente le corresponde, que es la formalización de su triunfo en La Haya. Ganó 75 mil kilómetros cuadrados de territorio, que le sirven no solamente para proyectar el transporte marítimo hacia el Caribe y el Atlántico, sino también para lo que hacen esas 134 embarcaciones en territorio raizal: la explotación de los recursos pesqueros.

134 embarcaciones ‘suenan’ ya a un número grande. En San Andrés había dos empresas que hacían pesca industrial, y eso que en volúmenes más artesanales. No se debe juzgar antes de saber, y es verdad que esta autora desconoce las técnicas de pesca de esas embarcaciones, pero por sus actos los conoceréis y dictaría la lógica que un Estado que entrega la mitad de su territorio a una compañía de Hong Kong para explotación minera no es un Estado especialmente interesado en la conservación y el respeto a la naturaleza.

Así que, ya que tampoco es que haga parte de un enfoque de políticas públicas a largo plazo en la isla, ¿al diablo con la Reserva de Biosfera Seaflower? ¿Qué pasará el día que haya veda de alguna especie en peligro en el Archipiélago? ¿Será que los pescadores artesanales isleños van a resistirse a la provocación? También qué triste el día en el que la naturaleza se convirtió en un recurso medido en términos de qué tanto se puede explotar, ¿qué va a pasar cuando Nicaragua se ufane de ejercer soberanía sobre los 75 mil kilómetros? ¿Qué frutos está dando nuestra diplomacia para remendar semejante hueco en la integridad territorial, en la integridad étnica?

Estas acciones no van a detenerse. La revista trimestral del Ejército también indica que Nicaragua está visitando astilleros rusos, como para aumentar su capacidad de vigilancia y control territorial, y expandirse no solo a los casi 12 mil kilómetros que según esa fuente ya empieza a dominar, sino hacia todo el territorio “recuperado” de Colombia.

Y no. Tampoco es que uno pretenda que en el noticiero del mediodía dediquen un reportaje al tema. De todas formas hay que tener en cuenta que no se trata, no, de un hecho tan importante. No se trata (es sarcasmo) de una violación de soberanía en los términos de la ley colombiana. ¿Qué se hace en este caso? ¿Se envía una nota de protesta diciéndole al Estado nicaragüense que reconozca que no le hemos entregado el territorio?

No es, pensarán todos, un tema con el que valga la pena movilizar a la opinión pública. No es una violación carnal, ni una muerte violenta, ni un escándalo de corrupción. Sería más bien, el escándalo de la negligencia, pero este no vende tanto y es difícil de explicar. Total, ¿qué diferencia hace que un continental en el Meta o el Amazonas, o en Bogotá, sepa lo que pasa en la frontera máxima de su país? ¿Qué importa si se conoce o no la historia de ese territorio, si en la isla lo que vende son los paquetes todo incluido y la privatización de la riqueza natural? Además, en la isla misma, ¿hace alguna diferencia?

En el país la gente está ocupada con el desarme, en la isla con la inseguridad. Aún así, no hay nada que muchas personas en la misma sincronía no puedan lograr, la opinión pública debe preocuparse por la integridad de la Reserva de Biosfera Seaflower y la preservación de nuestro patrimonio cultural, de nuestra memoria viva. Y que por favor nos digan si nos están militarizando de a poquitos, que aunque es muy malo, aquí tenemos Internet y también leemos noticias, y de diplomacia e integración no nos ha llegado ninguna.4Peaceout.


Add this to your website
Última actualización ( Sábado, 18 de Marzo de 2017 08:07 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

WA1

W1AA

W2AA

IDEAM

 

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


SUPERGIROS3

SOPESABLINKY

HOTELDORADO

COLUMBIA

SEA WHA COFFE

PRESIDENT

DECAMERON

TRASH BUSTERS

DROGUERIA

CINE2

PELICANO