Home Otros Internacional 'Carrera armamentista': Nuevo pulso entre viejos enemigos
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.CELIS3

'Carrera armamentista': Nuevo pulso entre viejos enemigos

Correo Imprimir PDF

Las recientes adquisiciones de material bélico de Nicaragua han llamado la atención de la opinión pública sanandresana. Hasta ahora no se ha conocido ninguna declaración oficial del gobierno colombiano al respecto, ni siquiera los medios nacionales han cubierto el fortalecimiento de la cooperación técnico-militar entre Nicaragua y Rusia en medio de la fase preliminar de construcción del Canal Interoceánico.

A continuación una propuesta de análisis sobre las delicadas circunstancias en el mapa geopolítico, y la invitación a abrir el debate sobre San Andrés a nivel local, nacional e internacional.

La Federación Rusa y Estados Unidos: el nuevo pulso

El interés de Rusia de fortalecer su presencia militar en el hemisferio occidental, y en el Caribe “podría llevar a una confrontación con los Estados Unidos y a la escalada de tensiones en América Latina”, dijo a la agencia oficial de noticias de Rusia Sputnik el Director del Instituto ZISU de Estudios Latinoamericanos en China, Tang Jun. Estados Unidos ha fortalecido la presencia de tropas en países bálticos, lo cual es para Rusia una amenaza a sus intereses geoestratégicos. San Andrés se encuentra en el ojo de un huracán comparable al de la Crisis de los Misiles de Cuba en 1962, el punto más caliente de la Guerra Fría.

La estrategia rusa es el contrapeso a la intervención estadounidense en el violento conflicto de Ucrania, y en otros países como Siria. El interés de la potencia en proteger las obras del canal ha motivado la adquisición de nuevo material bélico, el entrenamiento de tropas, la construcción de la base militar, y la presencia de barcos de guerra rusos en el Caribe, facilitada a partir del pasado mes de febrero con la firma de un acuerdo para simplificación de procedimientos entre Nicaragua y Rusia

La Federación proveerá la seguridad necesaria para la terminación del canal en los próximos cinco años. El canal ha sido concesionado a la firma china HKND por 50 años, con posibilidad de extender el término por el doble de tiempo. El canal será más largo y más ancho que el de Panamá, y el costo total se estima en 50 mil millones de dólares. La protección de la obra es una cortina para el armamentismo, y la viabilidad comercial del canal depende de la garantía de salida al Mar Caribe sobre el que ahora ejercería soberanía el Estado de Nicaragua después del fallo del 2012.

La posición colombiana de no aplicar el fallo sigue generando incertidumbre. A medida que pasa el tiempo, el canal continúa evolucionando, y la diplomacia colombiana hace un esfuerzo por equilibrar la situación en un difícil estado de cosas para el país. El proceso de paz y la afirmación de la injerencia estadounidense en la fase de posconflicto, formalizada esta semana en reunión con el Secretario de Estado John Kerry, ponen a Colombia en aprietos y a San Andrés en un estado de máxima alerta.

El manejo diplomático en Managua

Cada país puede, dentro de su ejercicio soberano, adquirir armamento libremente. Nicaragua ha actuado con base en el derecho internacional, y hasta ahora no hay motivos para contemplar la inminencia de una confrontación directa.

El gobierno de Nicaragua, sin embargo, ha ocupado militarmente territorios que considera estratégicos para sus intereses de desarrollo a cualquier costo. En el 2012 Nicaragua invadió Isla Portillos, un territorio limítrofe con Costa Rica, hecho que motivó a este último a elevar a la CIJ una demanda que se resolvió a su favor en diciembre de 2015. El gobierno costarricense denunció también la arbitrariedad nicaragüense al ofertar territorios ticos en el Caribe y en el Pacífico, para concesiones de exploraciones de gas y petróleo.

Con esto, y con el antecedente represivo del gobierno Ortega, el panorama parece sombrío. La Cancillería de Colombia no se ha pronunciado al respecto de los movimientos de Nicaragua y de su aliado estratégico. El Ministerio de Defensa tampoco ha emitido comunicado alguno con un parte de tranquilidad al respecto. La posibilidad de conflicto es real, y la decisión del gobierno de defender la inaplicabilidad del fallo del 2012, aunque acertada políticamente, deja a los sanandresanos la posibilidad de pagar el pecio más alto de la débil defensa de Colombia desde que inició el litigio.

Rusia fortalece su músculo en el Caribe: el pulso desde el 2008

Desde 2008 Rusia ha incomodado con sus ejercicios militares en América. En ese año, junto con Venezuela se llevaron a cabo ejercicios navales en aguas del Caribe, como respuesta a la decisión de la Casa Blanca de reforzar la Cuarta Flota de la Armada que patrulla la región. En 2009 un submarino ruso llegó hasta el límite en aguas internacionales frente a costas estadounidenses, y enescalada, en octubre del año pasado se informó de submarinos rusos y barcos espía operando muy cerca de cables submarinos, que transportan el 95% de comunicaciones de Internet entre el hemisferio americano y el mundo. Los cables transmiten operaciones por más de 10 trillones de dólares diarios.

Militares y analistas estadounidenses concuerdan en que Rusia puede considerar como objetivo militar dicho cableado, que si llegara a sufrir daños a gran profundidad, desestabilizaría la política y la economía de la región, que depende cada vez más de la conectividad. Igualmente, en el Atlántico Norte, el Mediterráneo y Asia, Rusia ha alcanzado un nivel de presencia militar comparable al de la Guerra Fría, según el New York Times publicó el pasado 20 de abril. Los datos de seguimiento de las actividades de elementos militares rusos apuntan a que las relaciones entre potencias irán tensándose. Todos los escenarios son válidos para legitimar las posiciones de cada actor, incluyendo el escenario de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) y el caso del Archipiélago de San Andrés y Providencia.

A propósito, en abril el juez vicepresidente de la CIJ, Abdulqawi Ahmed Yusuf, recordó en una rueda de prensa que Nicaragua podría recurrir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para obligar a Colombia a aplicar el fallo del 2012. La probabilidad de este escenario es remota. Estados Unidos es miembro permanente del Consejo de Seguridad, y su poder de veto frenaría la decisión en favor de Colombia, y en contra de los intereses de Rusia y China. No obstante, de llegar a conformarse una reclamación nicaragüense, el veto estadounidense sería políticamente incómodo y podría traducirse en un conflicto frontal entre potencias, con el Archipiélago en medio.

El pronóstico de intensidad

Colombia ha hecho de la diplomacia la punta de lanza para solucionar el asunto de la forma más conveniente posible, teniendo en cuenta los argumentos de la vulneración de los derechos territoriales y derechos humanos de la población indígena raizal. A pesar de la avanzada diplomática, parece claro que el gobierno Ortega no cederá soberanía sobre el territorio que le ha sido reconocido. Colombia ha decidido fortalecer su cuerpo diplomático no solamente en Nicaragua, sino también en La Haya. Sin embargo, es necesario recalcar que aunque parezca reinar la objetividad de la Justicia, el conflicto entre Colombia y Nicaragua no es un asunto bilateral.

La apertura de la discusión sobre San Andréses inminente, e incluso podría favorecer la balanza a favor de Colombia en La Haya, facilitando fórmulas de manejos diplomáticos que blinden al país de futuras pérdidas, y a los sanandresanos ya abatidos por la difícil situación interna, de amenazas bélicas externas. Debe haber una postura institucional fuerte que permita la unificación de los actores políticos en torno al “tema Archipiélago”, y esa postura, inequívocamente, debe incluir acciones afirmativas de los derechos territoriales del pueblo indígena raizal.

Estas acciones permitirán fortalecer los argumentos de la diplomacia en favor del papel del Estado como garante de derechos de poblaciones en situación de vulnerabilidad, y de guardián de los recursos naturales. Las relaciones internacionales se convierten en la mayor fuente de señales, y en la clave de prevención y atención al desastre del huracán político y social en el que se encuentran los sanandresanos.


Add this to your website
Última actualización ( Lunes, 16 de Mayo de 2016 14:49 )  

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

EI.149

WI.171

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.FIJA

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPT3

CINE.1213

PELICANO