Home Opinión Opinión Salud por las letras latinoamericanas
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

INSPIRATIC01.jpg

Salud por las letras latinoamericanas

Correo Imprimir PDF

El autor peruano siempre ha sido, sin duda, figura de primer nivel. Sus obras son de una extraordinaria vitalidad intelectual. En algunas como “La ciudad y los perros” y “La fiesta del chivo” puso al desnudo el desboque, los escándalos, y las pestilencias de algunos gobiernos autoritarios que se dieron en el siglo pasado en la región. Junto con Gabriel García Márquez, cuya relación de amistad se rompió bruscamente hace muchos años por motivos aún desconocidos, se constituyó en uno de los integrantes más sobresalientes del denominado “Boom” de la literatura latinoamericana que logró captar la atención del mundo entero en los años sesenta y setenta. Su trabajo literario es límpido, imaginativo, profundamente humano, mezcla la riqueza de su conocimiento sobre los temas tratados y el buen sabor de una escritura que atrapa al lector desde la primera frase.

Su influencia en el panorama cultural de la región es incontrovertible. En el resto del mundo, entre tanto, la realidad critica que brota de sus artículos periodísticos y ensayos dan lugar a gustos y disgustos. La lectura de su obra es inevitable, y los pasos que da siempre son seguidos a corta distancia por aduladores y detractores. Yo estaba estudiando todavía en la Universidad Autónoma del Caribe de Barranquilla cuando me acerque a su obra literaria. La primera que leí fue “La ciudad y los perros”, cuyo impacto aún resuena en mi memoria. Esta experiencia contribuyó mucho a que me acercara a la literatura con mayor interés al de un simple lector y pudiera más tarde arriesgarme a escribir también.

 No comprendí, en su momento, la razón que lo llevó a lanzarse como candidato a la presidencia de su país. Pensaba, ingenuamente, que la literatura no se mezcla con la política. Creía que hasta allí llegaría su prodigiosa carrera como escritor. Pero perdió, y me alegré de que hubiera sido así. Sin embargo, ahora confieso que tal vez lo hubiera hecho mejor que Fujimori.

Un escribidor —aunque uno lo vea más cerca de la ficción que de las ideas— no tiene porque ser ajeno a las dolencias del pueblo ni a las injusticias que los gobernantes comenten en su contra. Nunca sabremos qué habría sido del Perú si hubiera llegado a ser presidente. Pero yo sí llegué a saber que un poeta puede ser gobernador. Simón González Restrepo, también hombre de letras, realizó un buen trabajo en la gobernación de San Andrés y Providencia (pese a los errores que pudo haber cometido) sin que aquel roce con el poder significara una catástrofe para la poesía.

En fin, saludo efusivamente el otorgamiento del premio Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa. Lo merecía desde hace tiempo; cada año pensaba que se lo darían. Y bueno, ¡por fin!, ya ocurrió. A celebrar, entonces.

 

Por Nadim Marmolejo Sevilla

Última actualización ( Lunes, 25 de Octubre de 2010 18:15 )  

Translate this page

Welcome Caribe

Welcome.192.jpg

Elisleno173PORTADA

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


COMUNICACIONES.CONTRALORIA02

CASABLANCA.CUADRADO

DOITCENTER.AIRE

BANCO.REPUBLICA.SEPTIEMBRE.jpg

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02